ENTRA EN NUESTRO CANAL DE YOUTUBE

ENTRA EN NUESTRO CANAL DE YOUTUBE
Pincha en la imagen y accede a nuestro canal de youtube.

martes, 18 de julio de 2017

RUTA A LA CUEVA DEL GATO (SERRANÍA DE RONDA-MÁLAGA) POR LOS PUEBLOS BLANCOS DE CÁDIZ

Antes de nada, deciros que esta ruta no es nueva. Ha surgido de la unión de dos de las rutas que recojo en mi libro "Descubrir Andalucía en Moto", y que puedes encontrar en este mismo blog:
RUTA DE LA SERRANÍA DE RONDA (pag.155) y RUTA DE LOS PUEBLO BLANCOS II (pag 125). (Pincha en el nombre de las rutas para enlazar con su información)

Como tantas otras rutas, surge de la necesidad de planificar una ruta para hacer con los amigos un domingo por la mañana, para llevarlos a algún lugar al que la mayoría no haya ido nunca y a ser posible, pasando por carreteras con encanto perdidas en la sierra.
Como ya sabéis, mi punto de salida es Lantejuela (Sevilla), en la Campiña, muy cerca del centro de Andalucía, por lo que puedo encajarme de forma rápida en muchos lugares de interés de nuestra comunidad autónoma. Pues bien, cómo has podido adivinar por el título de la ruta, nuestro destino es la Cueva de El Gato, cercana a la localidad de Benaoján, en la Serranía de Ronda. Un lugar en el que te puedes adentrar en sus entrañas si vas con la equipación y las autorizaciones pertinentes, pero que puedes disfrutar de su entorno sin necesidad de tantas chorradas.
Comenzamos nuestra ruta dirigiéndonos a los dos "techos" de la provincia de Sevilla: el Terril y el Peñón de Algámitas. Para ello, enlazamos en Osuna con la A-451 hasta El Saucejo; ¡me encanta esta carretera!...Curvas rápidas y largas, buena anchura y vas notando como vamos ascendiendo en busca de la sierra. Al llegar a El Saucejo entra por la primera entrada y al llegar al pueblo sigue la travesía en dirección Villanueva de San Juan - Algámitas, por la A-406, siendo la localidad de Algámitas nuestro siguiente destino, y que atravesaremos por la travesía en busca de la SE-9225 en dirección Pruna. No te voy a engañar... Esta carretera no destaca por su espléndido asfalto, pero es una bonita carretera, con unas vistas espectaculares. Personalmente, disfruto mucho cuando me veo rodeado por los dos colosos de roca que rodean la carretera, al igual que cuando comienza el descenso hacia Pruna, y se puede ver este pueblo blanco destacando en la sierra, al igual que su vecina Olvera.
A los pocos kilómetros de Algámitas, encontrarás en el ascenso las indicaciones para entrar en el camping de Algámitas: una sugerencia si vas buscando un sitio para desayunar. Si el restaurante está abierto, podrás contemplar unas bonitas vistas desde sus balcones.

Atravesaremos Pruna, contemplando sobre nuestras cabezas el castillo de Hierro, que destaca sobre una de las peñas que rodean la localidad, y en seguida, comenzaremos un descenso pronunciado (ojo a las irregularidades de la calzada) para adentrarnos en una zona limitada por eucaliptos que nos conducirán entre un buen número de curvas hasta Olvera. Dicho pueblo, ofrece muchos atractivos para disfrutar de él, puesto que su patrimonio artístico es muy rico, pero como ya lo visitamos en una ruta anterior, no nos detendremos aquí tampoco, saliendo de Olvera por la estrecha y serpenteante carretera que nos conducirá hasta Torre-Alháquime. Sólo tres kilómetros, pero tres kilómetros en los que no te aburrirás ni un solo instante. Debes extremar las precauciones en los meses fríos y de agua, ya que el asfalto se vuelve muy resbaladizo. En esta ocasión, nos adentramos en el pueblo para desayunar y hacer una rápida visita por su casco histórico. Actualmente (julio de 2017), están arreglando la entrada de la localidad y está la graba suelta, por lo que tendrás que entrar con mucho cuidado para que no te resbale en la fuerte pendiente de entrada, ya que Torre-Alháquime es un pueblo blanco de calles estrechas y muy empinadas. Nosotros dejamos las motos junto al mirador y, tras desayunar, nos acercamos andando a la zona donde está la iglesia y los restos de su castillo, convertido, hoy en día, en un pequeño jardín por el que poder pasear y disfrutar de las vistas de la sierra.


Continuamos por la CA-9120 en dirección Setenil de las Bodegas. Solo te diré, que si aún no la has visitado, ya estás tardando. Una de las localidades imprescindibles del conjunto de los Pueblos Blancos de Cádiz. Al igual que nos pasó con Olvera, no nos adentramos entre sus calles, ya que la visitamos en una de nuestras rutas anteriores (pincha aquí). De este itinerario sólo destacaré la belleza del paisaje cuando comienzas a rodar junto a los cañones de roca que rodean la localidad.
Al llegar al cruce, gira a la derecha en dirección El Gastor por la CA-9113, encontrando a un par de kilómetros, un desvío que indica Ronda-Yacimiento Romano de Acinipo. Toma ese desvío, pasando junto a las ruinas de Acinipo en pocos kilómetros. Si no has parado nunca, te recomiendo que lo hagas y eches un paseo hasta su teatro romano. En esta ocasión, nosotros no paramos porque, como ya he dicho, no era nuestro objetivo y la visita de este importante yacimiento no es muy agradable en verano.

Desde Acinipo, hasta que enlaces con la A-374 (Algodonales-Ronda), el itinerario es muy divertido. Comenzarás un descenso con muchas curvas, la mayoría bastante lentas, donde se intercalarán zonas más boscosas, con otras de vistas panorámicas de la Serranía de Ronda. El asfalto no está demasiado mal y te permitirá divertirte en la mayor parte del trayecto.
Al enlazar con la A-374 gira en dirección Ronda, a la izquierda. Cuando comiences a ascender para llegar a la localidad de Ronda, encontrarás las indicaciones de Benaoján. Toma la MA-7401 en dirección al pueblo, encontrando a mitad de camino las indicaciones de Cueva de el Gato. No vayas a lo loco, porque es posible que te saltes el desvío si no vas atento. Verás que hay junto a la carretera un aparcamiento, pero a mi me gusta más llegar por el camino asfaltado hasta el aparcamiento que hay donde comienza el sendero para llegar a la cueva. Además, hay un hotelito rural donde poder refrescar la garganta si llegas a la hora propia. Desde el aparcamiento sale a tu izquierda (si miras el hotel) un sendero que te permitirá cruzar el Guadiaro por unos tablones antes de llegar al entorno de la cueva. En verano es muy frecuente encontrar este rincón de nuestra geografía plagado de personas que huyen del calor para refrescarse en sus frías aguas recién salidas de las entrañas de la tierra. La imagen es idílica y apetece darse un baño, pero como no íbamos en plan bañistas y queríamos volver antes de que apretara el calor, nos conformamos con subir hasta la entrada de la cueva. ¡Mucho cuidado!




Botas de moto y piedra pulida no son muy amigos. Los resbalones están a la orden del día.
Regresando a nuestras monturas, saldremos del aparcamiento en dirección Benaoján. El itinerario es es bastante divertido en su corto recorrido, ya que cuenta con bonitas vistas y con curvas largas y abiertas que puedes ir enlazando olvidando frenos o cambios de marcha. Al llegar a Benaoján, comenzaremos el regreso, siguiendo el itinerario de la ruta de la Serranía de Ronda, pero al revés. Es decir, nos dirigiremos hacia la cercana localidad de Montejaque, tomando allí la MA-8403 en dirección a la A-374. Te recomiendo que eches un vistazo al vídeo de esta carretera en nuestro canal de youtube, porque su recorrido no tiene desperdicio ninguno. Querrás pararte en muchos tramos para sacar fotos, porque realmente, es una auténtica maravilla por sus paisajes.
Al enlazar con la A-374 pondremos rumbo a Algodonales, comenzando un fuerte descenso hasta llegar a las inmediaciones del Embalse de Zahara. Recorrido rápido (si no hay domingueros enlatados), que te permitirá llegar a Algodonales en pocos minutos. Sigue por la A-384 en dirección Jerez de la Frontera, pero en cuanto dejes atrás la localidad de Algodonales aparecerá el desvío para Coripe. A pesar de su estrechez y de su asfalto rugoso, siento devoción por esta carretera, que te conduce a través de la sierra hasta Coripe, y posteriormente hasta Morón de la Frontera. Mi consejo es que te lo tomes con calma; nosotros íbamos con un poco de prisas ya en el regreso, y yo iba amargado rozando los escapes y la patilla de la moto en la mayoría de las curvas cerradas. Tómalo con calma y disfruta del viaje.

Una vez que lleguemos a Morón, cada cual decidirá qué camino coger para regresar a casa.
Nos vemos en la carretera
PINCHA AQUÍ PARA VER EL VÍDEO DE LA RUTA EN YOUTUBE