ENTRA EN NUESTRO CANAL DE YOUTUBE

ENTRA EN NUESTRO CANAL DE YOUTUBE
Pincha en la imagen y accede a nuestro canal de youtube.

jueves, 9 de agosto de 2012

POR CARRETERAS OLVIDADAS DE GRANADA


La ruta que te presento en esta ocasión transcurrirá por dos de las carreteras más bellas, que unen la ciudad de Granada con la Costa Tropical huyendo de las aburridas autovías y que estoy seguro que te harán disfrutar de tu moto tanto como a mi. Para tomar la carretera A-4050 que une la ciudad de Granada con Almuñécar tenemos varias opciones. La más directa es llegar hasta Granada y enlazar con la autovía de Motril hasta que pasemos el Puerto del Suspiro del Moro, tomando entonces la salida que encontraremos a nuestra derecha y que enlaza directamente con esta carretera no teniendo más que dejarte llevar por ella y disfrutando de su trazado aunque te advierto que la última vez que la tomé me encontré con bastantes deformaciones en el asfalto en los primeros tramos. También debes tener cuidado con la arenilla al pasar junto a la cantera. La otra opción y que a mi me gusta más porque no hay que llegar por autovía hasta Granada, es tomar la salida en la A-92 de Moraleda de Zafayona-Alhama de Granada. Atravesando la localidad de Moraleda de Zafayona encontrarás un desvío a tu izquierda que te indica El Turro-Cacín. Es una estrecha carretera que comienza a internarse en la sierra y que pronto te rodea de pinos que flanquean la mayor parte del recorrido, siendo lo más atractivo el paso del Río Cacín por unas acequias que discurren a lo largo de la carretera y se va cambiando del lado derecho al izquierdo por debajo de la carretera. Esto favorece que toda esta zona tenga una vegetación verde y variada que hace muy atractiva la ruta, aunque las características de la carretera no te dejará abusar del puño del gas. Dejando atrás el desvío de la localidad de Cacín llegarás a un cruce donde encontrarás que la carretera que sigue recta tiene un cartel que te indica que está cortada. A nosotros nos dijeron que se podía pasar y lo hicimos pero la carretera tiene más pinta de camino que de carretera. Lo único atractivo es el conocido como "Puente Romano" que cruza el impresionante cañón que nos acompañó a nuestra izquierda durante casi todo este tramo, pero al tener que ir despacio perdimos mucho tiempo a pesar de no ser demasiados kilómetros. La otra carretera que sale en el cruce indica Alhama de Granada y al igual que la anterior desemboca en la A-338, que une esta localidad con la capital granadina. Esta carretera no tiene nada que ver con la anterior, ya que es ancha, bien señalizada y con buen firme y nos conducirá en descenso hasta el Embalse de los Bermejales pasando sobre su presa. Una vez que dejemos la presa atrás comenzaremos otra vez a ascender por una zona de altos pinos. Es muy posible que te encuentres en esta carretera a grupos de motoristas que se acercan hasta esta zona de Granada para disfrutar de sus paisajes y de sus curvas, ya que la A-338 tiene unas características ideales para rodar en moto. Después de varios kilómetros encontrarás el desvío de Fornes a tu derecha y que te hará de nuevo descender hasta cerca del embalse por un trazado sinuoso y atractivo que te llevará hasta la localidad de Jayena (al salir encontrarás la última gasolinera hasta llegar a Otívar) desde donde enlazarás con la carretera que buscábamos y girarás en dirección Almuñécar comenzando a rodar entre un extenso bosque de pinos hasta llegar al término municipal de Otívar. A partir  de aquí el paisaje cambia drásticamente al verte acompañado a tu izquierda por altas paredes de rocas escarpadas y desnudas y a tu derecha por terroríficos barrancos y gargantas que te hacen desear no hacer un recto en ninguna de sus muchas curvas. Mi consejo es que no corras y disfrutes de todo el encanto de esta carretera parando en algunos de los miradores para contemplar la imagen de la Sierra de Almijara. Verás muchos coches aparcados en los laterales de la carretera y es que te estarás acercando donde comienza el sendero que lleva hasta los barrancos del Río Verde, que son muy frecuentados por los amantes de los deportes de aventura. Cuando comiences el descenso y vayas observando el mar a lo lejos, verás que el asfalto sufre una mejoría considerable en general, ya que puedes encontrar algún bache ocasional que te juegue una mala pasada si no vas atento. Tras varios kilómetros de descenso llegarás a Otívar, que se encuentra derramada por la garganta que deja el Río Verde. Desde esta localidad hasta Almuñécar son algo menos de 20 kilómetros de buen asfalto pero de trazado sinuoso con buen asfalto pasando por la localidad de Jete y junto a la cueva de la Virgen del Agua, que puedes ver desde la carretera si no quieres tomar el desvío indicado. Verás que toda esta zona es francamente fértil favorecido por la cuenca del río y por el clima tropical propio de esta zona de Andalucía.

El gran viaducto de la autovía que pasa por encima tuyo te indicará que has entrado en Almuñécar. Si quieres hacer un poco de turismo por esta localidad, simplemente déjate llevar por la pendiente de la travesía y rueda cuesta abajo hasta que llegues a la playa para disfrutar de sus encantos y de sus monumentos cercanos como su majestuoso castillo o la factoría de salazones del siglo IV a.C. En caso contrario, debes estar pendiente a la indicación de la N-340 para seguir nuestro itinerario en dirección Salobreña rodando junto a la costa entre grandes urbanizaciones y un tráfico intenso que plaga estas carreteras. Si quieres visitar esta localidad cargada de historia toma la primera salida que te encuentres y sigue siempre las indicaciones de "conjunto histórico", accediendo por empinadas  y estrechas calles hasta la zona donde está el imponente castillo y el atractivo "Paseo de las flores". Volviendo a la N-340 en dirección Motril accederás a la autovía A-44 que une la costa granadina con la capital de la provincia. A pocos kilómetros llegarás a una segunda rotonda que bordeándola completamente te permitirá tomar la N-323 que te conducirá por impresionantes tajos formados por paredes altísimas de roca y acompañado en los primeros kilómetros por el río Guadalfeo (mucho más atractivo en primavera con los deshielos) hasta la ciudad que pasó a la historia por ser el último reino musulmán de la Península Ibérica. Pero este trayecto no es sólo atractivo por su trazado y por sus vistas, ya que a lo largo del recorrido encontrarás bellas localidades como Vélez de Benaudalla, donde destaca el pequeño castillo de los Ulloa dominando la localidad. Aunque el paseo hasta este es un tanto cansado por las cuestas del antiguo barrio nazarí, merece la pena el paseo, al igual que la visita al Jardín Nazarí que los domingos abre de 11:00 a 13:00. Menos los lunes y martes, el resto de días también abre de 19:00 a 21:00 (desgraciadamente yo me lo encontré cerrado). Siguiendo nuestro ascenso hacia Granada pasaremos por la impresionante presa del Embalse de Rules, y que cuenta con un mirador para contemplar esta obra magna de ingeniería. Desde aquí encontraremos una zona de curvas más lentas y peligrosas que deberás tomar con moderación hasta llegar al túnel de Ízbor. Cruzando el túnel llegarás a una zona desde donde podrás observar los tres puentes que evitan el gran tajo formado por el río. Desde aquí comenzaremos a rodar por el conocido Valle de Lecrín regado por el Embalse de Béznar que recibe las aguas de varios ríos nacidos en las montañas cercanas. Internarse entre sus pueblos y sus carreteras es un placer para la vista por las imágenes que te deja. Si no quieres internarte en lo profundo del valle pero quieres seguir evitando la autovía, te recomiendo que atravieses la localidad de Béznar para llegar hasta Lecrín donde encontrarás a la salida de la localidad las indicaciones para continuar por la N-323 en dirección Granada pasando por las localidades de Dúrcal y Padul, donde destaca el castillo-palacio de los Duques de Padul, conocida también como "La Casa Grande" y que sólo se puede visitar los lunes. A pocos kilómetros coronarás el Puerto del Suspiro del Moro y al bajarlo verás las indicaciones de la A-385 en dirección La Malahá-Santa Fé (mirar ruta de las Alpujarras I). Desde aquí sólo tendrás que desandar el camino por la A-92 hasta Osuna para regresar a Lantejuela.
PINCHA AQUÍ PARA VER LA RUTA
video
Buena ruta y nos vemos en la carretera