ENTRA EN NUESTRO CANAL DE YOUTUBE

ENTRA EN NUESTRO CANAL DE YOUTUBE
Pincha en la imagen y accede a nuestro canal de youtube.

domingo, 22 de abril de 2018

RUTA A ARBUNIEL Y CAMBIL (Jaén)

Hace mucho tiempo, que uno de mis compañeros de trabajo no dejaba de decirme que fuera a visitar el pueblo de la madre de su mujer. Un pequeño y tranquilo pueblo de casas blancas situado en Sierra Mágina, muy cerca de Cambil y con un bonito paraje alrededor del nacimiento del río que lleva el mismo nombre del pueblo. Pero las cosas.... uno lo va dejando pasar y el tiempo pasa sin encontrar el momento de ir.

A comienzos de la Semana Santa de este año, un compañero propuso visitar un pueblecito que había visto en un vídeo, porque tenía muy buena pinta y le había gustado mucho lo que vio. Mi sorpresa fue mayúscula cuando vi que el título del vídeo aparecía el nombre de Arbuniel, de Jaén, el pueblo del que tanto me había hablado mi compañero. ¡¡¡Era el momento!!!

Un par de mensajes en el grupo de Whassaph, y ya teníamos planes para el Domingo de Resurreción.
El día convenido, nos juntamos 6 motos y una vez que el grupo estaba al completo, pusimos rumbo a la provincia de Jaén, pero para evitar autovías y buscar bonitas carreteras, salimos hacía Lucena para tomar allí la A-339 que nos conduciría hasta dicha provincia, para llegar hasta Alcalá la Real, que rodeamos por la N432 en dirección sur, hasta encontrar la A-403, que tomamos, siguiendo las indicaciones de Benalúa de las Villas-Iznallóz-Guadix. Este tramo lo he atravesado en varias ocasiones y sólo puedo decir que es un trazado en el que cunden los kilómetros, ya que su trazado no entraña ninguna dificultad, ya que sus curvas son largas y de amplio radio, tiene varias rectas bastante largas y algunas pendientes de consideración; pero lo que hizo más atractivo el camino de esta ocasión, fue encontrar Sierra Nevada cubierta por su manto de nieve a lo lejos, acompañando esta imagen buena parte del camino.
Al enlazar con la autovía A-44 (Granada-Jaén), la pasamos por encima siguiendo por la GR-3100 en dirección Dehesas Viejas y Domingo Pérez, empezando a rodar por carreteras más estrechas, entre extensos olivares pero con un asfalto bastante aceptable y un trazado mixto, para nada, complicado.
Pasando Domingo Pérez, la casa se vuelve un poco más divertida hasta llegar a Montejícar, donde encontramos los restos de su castillo árabe sobre el pueblo. Ahora sí empiezan carreteras divertidas, con subidas y bajadas, curvas de diferentes radios que se van sucediendo sin descanso, barrancos a nuestros pies y paredes de roca circundando la carretera, mientras que algunos picos de Sierra Mágina aparecen frente a nosotros con sus picos nevados. Al llegar a una bifurcación seguiremos en dirección Arbuniel: la carretera se estrecha un poco más y hay que ir con cuidado para no caer por alguno de sus barrancos, pero el camino es una delicia para disfrutar sin prisas. Tras una curva, aparece el pueblo con sus casas blancas, y bajando una suave pendiente llegamos hasta él. A la entrada del pueblo, a nuestra izquierda, sale una estrecha calle que nos lleva hasta el nacimiento del río Arbuniel. Aparcamos las motos y nos dedicamos a disfrutar de este entorno y a sacar algunas fotos para inmortalizar otra bonita ruta.


Al entrar en el pueblo para tomar un refrigerio y preguntar por el Hotel Aguas de Arbuniel, ya que me habían dado recado para darle recuerdos a su director, nos enteramos que las procesiones están en la calle, así que nos acercamos a verlas. De pronto escuchamos un estruendo; otro, otro, otro más... Le pregunto a un paisano y me comenta que es tradición disparar al cielo mientras que Jesús, Juan y la Virgen se encuentran durante la Resurrección. Efectivamente, en una calle aledaña había varias personas con sus rifles al hombro disparando sin contemplaciones.



Salimos de Arbuniel por la JA-3204 en dirección Cambil, encontrando el hotel que he mencionado antes, donde nos refrescamos por dentro, en sus jardines, antes de seguir el camino. Nos encontramos con un tramo de carretera hasta Cambil, estupendo: buen firme, trazado divertido y bellas vistas hasta llegar a este pueblo incrustado entre dos grandes peñas. Improvisamos un aparcamiento junto a la Iglesia y al Ayuntamiento y nos fuimos a un bar cercano a comer, donde lo hicimos estupendamente y a buen precio. Cambil merece la pena visitarla sin prisas, a pie, haciendo la ruta de los Miradores que hay en las sierras para contemplar el pueblo y su entorno. Algunos de esos miradores están situados en los castillos que defendían la localidad, como son el castillo de Cambil y el castillo de Alhabar


Desde allí, bajamos hasta la A-44 por una fuerte pendiente entre las sierras. Al llegar a la autovía cogimos la antigua nacional en dirección Jaén, que discurre junto a la autovía hasta que te permite enlazarla para llegar a Jaén, desde donde hicimos nuestro regreso por la A-316 pasando previamente junto a Torre del Campo y Martos, como va siendo habitual cuando regresamos de Jaén. Aunque en esta ocasión, en lugar de seguir en dirección Priego de Córdoba, hicimos el regreso por la N-432 hasta enlazar con la A-318 en dirección Cabra.
Una bonita ruta que me ha dado nuevas ideas para confeccionar otra ruta en la que incluya nuevo pueblos, nuevas carreteras y nuevos paisajes, para seguir dando a conocer esta maravillosa tierra.
PINCHA AQUÍ PARA VER EL VÍDEO DE LA RUTA
Nos vemos en la carretera

sábado, 3 de marzo de 2018

RUTA DE LOS CASTILLOS DE HUELVA II (VARIANTE)

PINCHA AQUÍ PARA VER EL VÍDEO RESUMEN DE LA RUTA EN YOUTUBE
PINCHA AQUÍ PARA VER EL ÁLBUM FOTOGRÁFICO EN FACEBOOK DE LA RUTA DE LOS CASTILLOS DE HUELVA II
Hace ya un buen puñado de años, cuando empecé a darle forma a este proyecto llamado "Descubrir Andalucía en Moto", que en principio, sólo iba a tener forma de libro, me dedicaba a explorar el terreno para buscar carreteras que hicieran más divertidas las rutas, ya que iba a ser un libro para motoristas, debía tener carreteras de esas que nos sacan una sonrisa debajo del casco y que, además, tengan un buen asfalto, o al menos, aceptable, para que no me estuvieran pitando los oídos, cada vez que alguien que se atreviera a seguir mis recomendaciones, se encontrara con un camino de cabras.
Pues bien; cuando comencé a darle forma a la Ruta de los Castillos de Huelva II, probé a internarme por una zona para explorar otros posibles itinerarios. Eso me llevó a rodar por una preciosa carretera estrecha entre dehesas, con las lindes de las fincas de piedra, los árboles cubiertos de musgo por la humedad de los riachuelos y el embalse junto al que pasé, los árboles cerrándose sobre mi cabeza y las lomas de las colinas salpicando todo el paisaje hasta donde llegaba mi vista. ¡Pero que malo estaba el asfalto! ¡Fue un suplicio atravesar aquella carretera!, y por ese motivo desestimé incluirla en el libro.
Pero mira tú por donde, hace cosa de un mes, más o menos, me informaron que esa carretera estaba arreglada, con un asfalto soberbio, puesto que tiene poco tráfico, e incluso la habían ensanchado; y claro está, eso había que probarlo, y empecé a fraguar una variante para esta ruta para poder rodar por dicha carretera, que te voy a contar a continuación, y que espero que te guste.
Al igual que tantas otras rutas de las que hemos hecho para adentrarnos en la Sierra de Aracena y Picos de Aroche, ponemos rumbo norte por la Ruta de la Plata, desde Sevilla. A mí me gusta subir por la N-630, ya que, ahora que está la autovía de la Plata, apenas tiene tráfico y es más divertido rodar por ella, aunque cada vez tiene más baches y no los arreglan.. Dejamos la Ruta de la Plata a la altura de La Venta del Alto, para tomar la N-433 en dirección Aracena. ¿Qué te voy a contar de esta carretera que no sepas ya?. Bonito itinerario adentrándose en la sierra, con suaves y ondulantes colinas plagadas de dehesas, subidas y bajadas, mientras vas enlazando curvas de amplio radio, sin tener que tocar freno ni tener que cambiar de marcha, si vas a ritmos legales o casi legales (no te recomiendo que aprietes mucho, porque suele estar bastante vigilada). Nosotros solemos desayunar en una venta que hay a la salida de Arroyo de la Plata, pero cualquiera de las localidades que atravesarás, están llenas de locales donde poder tomarte una buena tostada con jamón.

Llegamos a Aracena, pero en esta ocasión no nos adentramos en ella, puesto que la dejamos para la Ruta de los Castillos de Huelva I, y si le dedicamos todo el tiempo que se merece, no nos daría tiempo a continuar la ruta. Desde la circunvalación por la N-433, verás una indicación que dice: -"Carboneras". ¡Esa es la carretera que estábamos buscando!. Enfila la rueda de tu moto hacia esa dirección y déjate llevar por su trazado sinuoso y curvilíneo. En muy pocos minutos llegarás a Carboneras, que atravesarás en lo que dura un suspiro, pues es una pequeña localidad. Al salir de ella, encontrarás un cruce: toma la dirección de Cañaveral de León. No te arrepentirás: poco tráfico, curvas que se van enlazando una tras otra, pero de radios cambiantes, de forma que te puedes encontrar curvas muy abiertas, y otras más cerradas, así que no te confíes. Al pasar otro cruce, que deberás tomar a la izquierda, pasarás sobre el embalse de Aracena, aunque nosotros lo vimos con poca agua.



 Continuando divirtiéndote por dicha carretera llegarás a Cañaveral de León. A las afueras de la localidad te encontrarás La Laguna, decorada con viejos cántaros desde los que mana agua de la sierra para llenar esta piscina natural (es una alberca que recibe el agua de la Fuente Redonda), que hace las delicias de los veraneantes.
Saldremos de Cañaveral en dirección Hinojales. Este es uno de los peores tramos que encontrarás en la ruta. La carretera se estrecha, el asfalto es más rugoso y con algún bache que te puede salir al paso, mientras vas rodando junto al ganado que pasta en estos terrenos. Hinojales es un pueblo serrano con su estampa blanca por sus casas encaladas, en el que aún perdura parte de su pasado árabe, con sus calles estrechas y sus fachadas decoradas.

Desde Hinojales hasta Cumbres Mayores, comienza de nuevo la diversión: otra vez, buen firme, curvas largas y abiertas para no tener que tocar el freno mientras vas inclinando la moto con seguridad, y cuando coronas la cima, aparece Cumbres Mayores allá abajo. Desde la distancia, nada hace presagiar que esconda entre sus casas un imponente castillo. Al llegar a la localidad, desde la travesía, aparecen varias calles a tu derecha que pueden conducirte hasta el centro de la localidad, donde se encuentran la Iglesia de San Miguel Arcángel del siglo XV, con sus bellos retablos. Junto a la iglesia, encontrarás el castillo que fue mandado construir por Sancho IV "El Bravo" en el siglo XIII, para defender la zona de las incursiones portuguesas (el horario, por la mañana, es hasta las 13:30). Se puede visitar todo el perímetro de esta imponente fortaleza paseando por sus murallas, y subiendo a sus torres. Como nos pilló la hora de comer, nos acercamos hasta el local "Pata Chica", donde nos sirvieron estupendamente y comimos estupendas carnes serranas a muy buen precio: ¡no olvides pedir el san jacobo!.



No olvides que esta ruta es una variante de la Ruta de los Castillos de Huelva II, así que desde Cumbres Mayores, puedes decidir seguir la ruta como te la explico en el libro o puedes optar por regresar haciendo el camino a la inversa, regresando por Fuentes de León, para acceder a Santa Olalla del Cala, que es lo que nosotros íbamos a hacer. Por desgracia, tuvimos que hacer un rodeo porque la gasolinera de Cumbres Mayores estaba cerrada.
Por este motivo, tuvimos que acceder por la A-5300 hasta la N-435 (Huelva-Badajoz), para encaminar nuestros pasos hacia el norte buscando Higuera la Real, donde pudimos repostar antes de acceder a Fregenal de la Sierra (ver Ruta de los Templarios). Desde Fregenal, tomamos la EX-201, para volver hasta Andalucía, pasando por Bodonal de la Sierra y Segura de León, contemplando de nuevo su imponente castillo, desde la carretera. Poco después de dejar atrás esta localidad extremeña, entramos en Andalucía para enlazar la A-434, que nos conducirá hasta Santa Olalla del Cala, después de dejar atrás Arroyomolinos de León y Cala. Sólo decirte que desde Bodonal de León, el itinerario no tiene desperdicio y te divertirás rodando entre dehesas llenas de alcornoques, que dependiendo de la estación del año en la que hagas esta ruta, puedes encontrártelos desnudos, al haberle retirado el corcho de sus troncos.
Desde Santa Olalla comenzamos nuestro regreso a la Campiña sevillana, bajando en dirección Sevilla por la Ruta de la Plata, pero como íbamos con tiempo y con ganas de algunas curvas más, tomamos la A-8175 en dirección Almadén de la Plata, antes de llegar a El Ronquillo (lo confieso: tengo debilidad por el tramo que conduce hasta el cruce de Castilblanco de los Arroyos). Al llegar a Castilblanco, seguimos en dirección sur pasando por Burguillos hasta llegar a La Vega del Guadalquivir, desde donde hicimos nuestro regreso habitual por Brenes y Carmona.
Y hasta aquí esta ruta. Espero que te animes a hacerla, porque no te arrepentirás y te divertirás seguro.

Nos vemos en la carretera

miércoles, 3 de enero de 2018

RUTA A LOS ALCORNOCALES II (Cádiz y Málaga)

Volvemos a adentrarnos en el P.N. de los Alcornocales; un entorno privilegiado entre las provincias de Málaga y Cádiz. Un parque con una extensión de unas 170.000 hectáreas, que lo convierten en el segundo más grande de toda Europa. Un parque natural, que por su cercanía al océano y su frondosidad, permite la vida a especies singulares de plantas, que datan desde el período terciario. Junto a los famosos alcornoques del parque, se pueden encontrar acebuches, quejigos, algarrobos o encinas. Es un lugar ideal para practicar actividades en la Naturaleza y cuenta con un amplio repertorio de senderos para adentrarse en el bosque y disfrutar de sus encantos.



 Pero esto es un blog de rutas en moto, y lo que nos interesa es conocer carreteras con encanto y lugares de interés, sin que tengamos que bajarnos demasiado de nuestras monturas, así que vamos a meternos en faena.
Nuestro punto de partida será la localidad de Arcos de la Frontera (echa un vistazo a la Ruta de los Pueblos Blancos III). Una localidad preciosa, con un conjunto monumental que hará las delicias de cualquiera que se adentre entre sus calles encaladas, pero que en esta ocasión, no nos paramos ya que la visitamos en otra de nuestras rutas. Para llegar a ella, nosotros lo hicimos a través de la A-384, que tomamos desde Puerto Serrano: carretera ancha, con buen asfalto y curvas largas y rápidas, que se pueden disfrutar cuando no se pillan caravanas de domingueros, que es lo más frecuente. Tampoco debes confiarte apretando el puño del gas, porque es una zona que suele estar bastante vigilada, ya que la A-384 es muy frecuentada por motoristas. En años en los que la lluvia hacía más acto de presencia, ,era impresionante ver, como el agua del embalse de Bornos llegaba hasta la carretera; hoy nos tenemos que conformar con ver sus aguas al pasar junto a esta localidad.

Al llegar a Arcos de la Fra. entra por la primera entrada y sigue en todas las rotondas las indicaciones de Arcos. Justo antes de entrar en la localidad (si no quieres entrar a visitarla), sigue las indicaciones de las presas-El Bosque-Algar. Cuando bajes por la circunvalación hasta la presa pasarás por un puente desde el que hay unas bonitas vistas de Arcos suspendida en su acantilado sobre el río Guadalete. Toma en la rotonda la carretera de El Bosque (A-372), dejando a tu izquierda las aguas del embalse de Arcos. A unos cientos de metros, encontrarás un cruce que te indicará Algar-San José del Valle, a tu derecha. Sigue esa circunvalación teniendo cuidado con los badenes y los pasos de peatones elevados, que te sorprenderán en más de una ocasión. Llegarás al cruce de Algar, que debes dejar atrás, llegando en pocos metros, al cruce de San José del Valle, donde deberás tomar la CA-6103. Esta carretera no destaca por sus increíbles paisajes, la verdad, pero el trazado va combinando curvas de diferentes radios, que te permiten mantener un ritmo alegre y divertirte mientras vas enlazando curvas, hasta llegar al embalse de Guadalcacín, el más grande de la provincia gaditana. Siempre me gusta parar en la presa para contemplar las vistas, pero en esta ocasión, el nivel del agua está muy bajo, al igual que en tantos otros embalses de la comunidad. A partir de la presa, el entorno comienza a mejorar, comenzando a rodar por una zona de lomas y colinas de mayor vegetación y con las vistas del embalse desde distintos puntos del itinerario. La trazado es bastante divertido y no dejará que bajes la guardia ni un momento.

De esta manera llegaremos hasta el fin de la carretera. En el cruce encontraremos las indicaciones de San José del Valle a nuestra derecha y las indicaciones de Algar-Puerto de Galiz a nuestra izquierda. Esta última deberá ser nuestra elección. La carretera sigue siendo muy divertida, con un trazado que combina subidas y bajadas mientras vas enlazando curvas entre zonas de cultivos y dehesas, hasta que llegamos al Parque Natural. Encontrarás algunos tramos con mayores irregularidades en el asfalto, pero no llegan a ser preocupantes.
Antes de llegar al puente que pasa por encima del embalse, verás las indicaciones de Tempul, junto a la carretera. Reconozco que no me he parado ninguna de las veces que he pasado por aquí, y como me ha picado la curiosidad, he mirado y parece ser que hay un manantial, así como los restos, en ruinas, de una antigua fortaleza erigida en época romana. La próxima vez, que pase ni lo dudo.

Pasando sobre el puente, continuaremos la carretera en dirección Puerto de Galiz-Ubrique. A partir de aquí, nos adentraremos más profundamente en el P.N de los Alcornocales, viéndonos envueltos por un paisaje magnífico, pero que el mal estado de la carretera no nos dejará contemplar en todo su esplendor, para así evitar sustos. Aún así, el ascenso hasta el puerto de Galiz es una maravilla. Al coronar el puerto, y llegar a su cruce de caminos, encontraremos la Venta del Puerto de Galiz, que siempre está atestada de ciclistas, motoristas o senderistas, a los que les gusta hacer un alto en su camino, antes de continuar.


En esta ocasión, nuestro camino continuará en dirección a Jimena de la Frontera-Algeciras, siendo 32 kilómetros los que tendremos que recorrer desde el puerto de Galiz hasta Jimena, rodeados de frondosos bosques en algunos tramos, y en otros más despejados, disfrutando de las vistas de toda la sierra. El asfalto habrá mejorado un poco, pero aún así deberás rodar con tranquilidad, ya que es una zona con mucha sombría y la carretera suele estar mojada durante buena parte del año, con los consiguientes sustos que te puede dar un resbalón
Irás encontrando a tu paso muchos lugares en los que te entrarán ganas de parar a hacer alguna foto: ni lo dudes. Esta ruta es precisamente para disfrutar de estos entornos naturales y su belleza.

Al llegar Jimena de la Frontera, adéntrate entre sus calles y sigue las indicaciones de su castillo, sobre el Cerro de San Cristóbal. Desde la primera vez que visité este conjunto, hasta esta última vez, he visto como los trabajos de restauración han progresado bastante. Siempre me ha gustado pasar por debajo de la torre albarrana que servía de vigilancia y de defensa del Arco del Reloj, imaginándome como sería cuando el señor de la fortaleza entraba con su corte a lomos de su caballo. Una vez que esté dentro del conjunto date un paseo disfrutando de todos sus rincones y de las vistas privilegiadas que te ofrece del Parque de los Alcornocales. Un paseo por Jimena no te defraudará, con sus empinadas y estrechas calles encaladas, su arquitectura tradicional, sus plazas, sus iglesias,...



Comenzaremos nuestro regreso, subiendo por la A-405 en dirección Ronda; un itinerario que no tiene desperdicio, lleno de curvas, pueblos con encanto, preciosas vistas y miradores para disfrutar de cada tramo del camino. En esta ocasión no nos paramos a visitar el pueblo de Gaucín, pero si tú vas con tiempo, te recomiendo que eches un vistazo y subas hasta los restos del castillo, desde donde disfrutarás de unas vistas fantásticas. Otra fortaleza que puedes encontrar en el camino es la de Benadalid, dentro de la cuál, se encuentra el cementerio de la localidad (ver Ruta de la Serranía de Ronda).

En todo este camino hasta Ronda, debes tener mucho cuidado con los controles de velocidad, ya que es una zona muy frecuentada por motoristas y es muy frecuente la visita de Tráfico por la zona.
Desde Ronda, cada uno deberá decidir el camino de vuelta a casa que más le convenga.
En resumen, te diré que es una ruta más apta para motos tipo trail, con suspensión más confortable, pero si nosotros fuimos capaces de hacerlo con nuestras pesadas "jarlis", más duras que un cuerno, cualquiera puede hacerla y disfrutarla. También te recomiendo que no la hagas en los meses fríos de invierno, ya que las zonas de umbrías son muy frecuentes y la moto suele patinar si coges una zona un poco más helada de la cuenta.
Espero que te atrevas a realizar esta ruta y que la disfrutes tanto como lo hicimos nosotros
Nos vemos en la carretera
PINCHA AQUÍ PARA VER NUESTRO VÍDEO EXPLICATIVO DE LA RUTA EN YOUTUBE
PINCHA AQUÍ PARA VER EL ÁLBUM FOTOGRÁFICO EN FACEBOOK

jueves, 12 de octubre de 2017

RUTA POR LA TRASSIERRA DE CÓRDOBA (Palma del Río, Almodóvar del Río, Medina Azahara, Trassierra)

 La Trassierra o Trasierra de Córdoba, está situada al oeste de la capital cordobesa, enclavada en una zona serrana muy próxima al P.N. de la Sierra de Hornachuelos. Toda esta zona, está plagada de carreteras serpenteantes que suben y bajan, siguiendo la fisionomía caprichosa de esta bella sierra llena de bosques. Además, a lo largo de esta ruta podremos conocer dos de los monumentos más emblemáticos de la provincia de Córdoba: por un lado el castillo de Almodóvar del Río, y por el otro, la mítica ciudad de Medina-Azahara. Dos lugares, que sin duda te harán disfrutar de la visita.



            Comenzamos nuestra ruta poniendo rumbo hacia la localidad de Palma del Río, para visitar su casco histórico, en el que encontraremos interesantes edificios, tanto de carácter religioso, como de carácter civil, ,encontrando conventos, iglesias, palacios,...,dentro del conjunto formado por las murallas que rodeaban la zona, y donde podemos encontrar unos jardines de interés entre dichas murallas. En el antiguo pósito, encontrarás la oficina de turismo para obtener información sobre horarios, siendo necesario que contactes con la página web del Palacio de los Portacarrero, si quieres concertar una visita. Volviendo al río, podemos cruzarlo por el viejo puente de hierro para visitar la ermita de Belén, desde donde encontraremos una buenas vistas de la localidad.



Tras la visita a Palma del Río, seguiremos nuestro camino hacia Almodóvar de Río. Nosotros, lo haremos por la A-341, que antiguamente era la vía principal para unir las capitales de Sevilla y Córdoba. Prácticamente, rodaremos desde Palma del Río hasta Almodóvar con el río Guadalquivir a nuestra derecha, y aunque no lo veamos, sentiremos su presencia por el frescor de los campos de un verde intenso casi todo el año, y las plantaciones de naranjas que circundan la carretera. En nuestro itinerario, pasaremos junto a las verjas del Palacio de Moratalla. Para concertar su visita tendrás que ponerte en contacto con la empresa Córdobaviva. Pasada la localidad de Posadas, ya podremos ver frente a nosotros, sobre la colina, la silueta del imponente castillo de Almodóvar. D. Rafael Desmaissieres y Farina, IX Marqués de la Motilla y XII Conde de Torralva, fue el impulsor de la restauración que se llevaría a cabo en esta fortaleza que comenzó a ser construida allá por el año 740. El acceso al castillo se hace por una imponente cuesta que te llevará al aparcamiento situado a los pies de la Torre del Homenaje y a la torre de la Escuela, que es una torre albarrana de amplias dimensiones unida al edificio principal, por medio de un arco de medio punto. Su forma es rectangular, posee garitones en las esquinas y está rematada con almenas piramidales. Por el precio de 5€ podremos  recorrer prácticamente todo el castillo, desde el patio de armas, pasando por las almenas, la torre del homenaje,  hasta las mazmorras. Si no nos apetece entrar al castillo, no importa, porque las vistas que ofrece el camino que recorre su perímetro, ya merecen la pena, contemplando las extensas llanuras, y el paso del río Guadalquivir bajo sus torres.
         
            Al bajar del castillo continuaremos por la travesía que tendremos justo delante nuestro, y no la dejaremos hasta que volvamos a enlazar con la carretera que traíamos desde Palma del Río. Continuando dirección Córdoba pasaremos por la localidad de Villarrubia, donde la carretera se desdobla, pero su velocidad está limitada en muchos casos a 70 km/h, a causa de los frecuentes cruces, incorporaciones y semáforos. Así que tómalo con calma.
              
Al recorrer un par de kilómetros y pasar un par de semáforos, deberías ir poniéndote en el carril de la izquierda, puesto que el desvío hacia Medina-Azahara sale desde ese carril. Cuando atravieses la autovía entrarás en una carretera estrecha que en un principio tiene el asfalto en malas condiciones. Al llegar a la primera rotonda encontrarás el aparcamiento y el Centro de Visitantes de esta mítica ciudad musulmana, donde podrás contemplar de forma gratuita, una gran muestra de elementos encontrados en la “gran ciudad musulmana”. En el aparcamiento deberás tomar un autobús que te dejará en las mismas puertas de Medina Azahara, ya que hoy día está prohibido ir con los vehículos particulares.



  Medina Azahara fue levantada por orden del califa cordobés Abd al-Rahman III en el siglo X, entre los años 936 y 976, en el Monte de la Novia o Chábal al-Arus, para ser la capital del Califato, residencia real y sede del gobierno. Dice la leyenda que fue su favorita   Zahra, cuyo nombre significaba "La Flor" quien le sugirió construir una hermosa ciudad extramuros de Córdoba. De todo el hermosísimo complejo destaca el Palacio de Zahra, y de éste sus dos grandes salones. El primero de ellos, de forma rectangular, dividido en cinco naves y un gran patio porticado. El segundo, conocido como el Salón Rico, se encuentra también dividido en cinco naves precedidas de un pórtico. Las naves de los laterales se convierten en estancias independientes del salón gracias a las puertas cuyas jambas llevan pilastras de mármol blanco espléndidamente adornadas. Visitar esta ciudad te llevará aproximadamente una hora, que estoy seguro que no se hará larga, pues sin duda merece la pena pasear por lo que antaño fueron sus jardines, calles y palacios de la época califal de Al-Andalus, llenos de lujo y de color, mientras te pierdes entre sus calles laberínticas.

            Una vez que vuelvas a montar en la moto, vuelve sobre tus pasos, como si fueses de nuevo a Medina Azahara, pero al llegar a la rotonda, toma la dirección de Sta. Mª de Trassierra, comenzando una subida por la sierra muy amena y entretenida, rodeado de una vegetación que ya te acompañará durante el resto del tiempo que rodemos por la sierra. Llegando a la siguiente rotonda, donde se encuentra una gasolinera, gira a tu izquierda para dirigirte hacia Sta. Mª de Trassierra. Este tramo te hará disfrutar de tu moto: buen asfalto y un trazado sinuoso entre una bonita arboleda que rodea la carretera. En el trayecto encontrarás muchos establecimientos por si quieres parar  a tomar un refrigerio. Al llegar a la localidad encontrarás, frente a la imagen en piedra de la Virgen, un establecimiento, donde comienza un sendero para poder visitar el entorno que rodea los Baños de Popea, que son un tramo natural de pequeñas cascadas y saltos de agua alternados con pequeños remansos que sigue el curso del arroyo Molino. Es un entorno que merece la pena recorrer, y el camino no está demasiado mal para poder aparcar en una zona cercana.

Una vez que vuelvas a la localidad, sigue la travesía para tomar una estrecha carretera que se adentra en plena sierra y que te conducirá hasta la carretera que une Posadas con Villaviciosa de Córdoba. Aunque la calzada es estrecha, el asfalto es nuevo y se encuentra en buen estado; su trazado es muy sinuoso, con curvas enlazadas que te obligan a cambiar el sentido de la trayectoria continuamente. Tramos de fuertes bajadas, que se combinan con subidas vertiginosas y vistas impresionantes que te anticipan el recorrido de la carretera por la que tendrás que pasar. Apenas hay tráfico y si tienes suerte podrás encontrarte con algún ciervo de los que pastan libremente por estos parajes naturales. A lo largo de este recorrido encontrarás muchos lugares que te invitarán a hacer un alto en el camino para hacer una foto o para disfrutar de la paz que emana de este entorno, tan especial de Andalucía.



Al enlazar con la carretera A-3075 (Villaviciosa de Córdoba-Posadas), giraremos a la izquierda en dirección Posadas, adentrándonos en el Parque Natural de la Sierra de Hornachuelos. Hasta Posadas el esquema de la carretera es igual que el que he descrito poco antes. Muchas curvas, mucha vegetación, subidas y bajadas y unas vistas increíbles cuando los árboles te permiten ver más allá de los límites de la calzada. Es un recorrido muy divertido que no dejará que te aburras ni un momento, pero puede llegar a ser peligroso ya que hay muchas curvas ciegas, y en épocas de caza, es muy frecuentada por aficionados a este deporte que van con sus todoterrenos por medio de la vía, pudiendo darte un buen susto. Una vez que llegues a Posadas, encontrarás al terminar esta carretera, las indicaciones del área recreativa de la Sierrezuela, un lugar encantador para hacer una parada en el camino antes de que cada cual, tome el camino de regreso a casa.
Nos vemos en la carretera


miércoles, 20 de septiembre de 2017

RUTA A CÓRDOBA Y SUS ERMITAS

PINCHA AQUÍ PARA VER EL VÍDEO DE LA RUTA EXPLICADO PASO A PASO EN NUESTRO CANAL DE YOUTUBE
PINCHA AQUÍ PARA VER EL ÁLBUM FOTOGRÁFICO EN FACEBOOK
En esta ocasión, te traigo una ruta, que si no pillas muy lejos, la ciudad de Córdoba, es una buena opción para echar una mañana entretenida, por carreteras de sierra, bien aliñadas de curvas y de bosques, y si vas con ganas de hacer turismo, puedes adentrarte en el corazón de la ciudad califal para disfrutar de todos sus encantos. Una ruta que compagina divertidas carreteras para rodar en moto, con la visita a la ciudad monumental de Córdoba, tras pasar por sus ermitas.
Nos ponemos en marcha...

Comenzaremos nuestra ruta poniendo rumbo a la ciudad de Córdoba. En nuestro caso, que salimos desde La Campiña sevillana, lo haremos accediendo a la A-4 en la localidad de Écija, para llegar a nuestro destino por dicha autovía. El único tramo más divertido que tenía este itinerario lo eliminaron, cuando pusieron las curvas de bajada para llegar a la ciudad a 80 km/h, pero al menos, ha servido para reducir el número de accidentes que se provocaban en este tramo.
Al llegar a Córdoba, continúa por la circunvalación en sentido Madrid, hasta llegar a la salida que indica N-432 en dirección a Badajoz. Continúa siempre siguiendo esa indicación hasta encontrar una salida que indica en panel rosa, "Ermita Virgen de Linares". Toma esa salida y llegarás a una rotonda en la que verás una gasolinera (creo que es repsol). Toma la carretera en la que está ubicada la gasolinera, que es la antigua N-432a, que te llevará hasta la localidad de Cerro Muriano. El itinerario hasta esta localidad militar, te hará disfrutar como loco. Es verdad que está muy limitada la velocidad, pero, es que no vas a poder ir mucho más rápido. Una sucesión de tramos con fuertes pendientes y zonas más llanas se irán turnando, al igual que tramos más rectilíneos, con curvas largas y abiertas, y otros tramos de curvas más cerradas y largas que te harán disfrutar de cada una de ellas. El paisaje también va alternándose, dejando zonas donde las vistas son más amplias, o encontrándote en zonas más pobladas de pinos. Se te hará corto este tramo de la ruta hasta llegar a la localidad.


Al llegar al municipio de Cerro Muriano, nosotros solemos para en el establecimiento que se encuentra al lado de la rotonda de entrada, ya que desde allí tomaremos la carretera para seguir nuestro camino, y esta localidad no ofrece demasiados atractivos para el visitante, a no ser que quieras ver los tanques y demás armamento que puedes encontrar al pasar junto a los campamentos militares y cuarteles que hay en la travesía, saliendo de la localidad.


Como te he dicho, en la rotonda de entrada, encontraremos a nuestra izquierda la carretera (CO-3408) que nos adentrará en el bosque de la zona del Parque Periurbano de Los Villares, que es el primero de este tipo, que se creo en Andalucía. Dicho parque, es muy frecuentado por personas a las que les gusta disfrutar de actividades al aire libre, por lo que encontrarás en la carretera senderistas y ciclistas, por lo que no debes apurar mucho el puño del gas. Es una carretera estrecha, plagada de curvas sin apenas señalización, que te puede dar un susto si no vas atento. Las vistas de la sierra, cuando el bosque de coníferas te permite mirar más allá de los límites de la calzada, son una pasada, contemplando la belleza de Sierra Morena en casi todo este recorrido. Si vas con tiempo, al llegar al aparcamiento del parque, deja la moto y permítete el lujo de dar un paseo por alguno de sus senderos, para disfrutar de este entorno natural.
Siguiendo por dicha carretera, enlazando curva tras curva, accederás a un cruce, una vez que pases junto a la entrada del campo de golf, que te indica "El Rosal". Gira a la derecha y continúa por esa carretera hasta dicha pedanía. Si te saltas el cruce, no pasará nada, a parte de haber reducido el itinerario y perderte la visita a las ermitas, ya que la CO-3408 te lleva hasta Córdoba, directamente disfrutando de un bello itinerario con una pronunciada cuesta para bajar a la ciudad desde la sierra.
Una vez que llegues a El Rosal, enlazarás con la carretera que une la localidad de Villaviciosa con Córdoba, pero nada más girar a la izquierda al enlazar con la carretera, encontrarás otro cruce, debiendo girar a la derecha en dirección "Las ermitas". Esta carretera, que tiene una vegetación muy tupida, que a veces sierra por completo la carretera, no permitiendo que entre la luz del sol (estoy exagerando un poco, como buen andaluz), tiene un itinerario de lo más entretenido y bello, rodando totalmente rodeados de un bosque de pinos, en el que da gloria levantar la visera del casco para disfrutar de los olores. Cuando la carretera se abra, permitiendo unas vistas más panorámicas, mantente atento, porque en una curva muy cerrada, encontrarás a tu izquierda la carretera que sube hasta el conjunto de las ermitas. Reconocerás la carretera porque cada pocos metros, encontrarás una cruz de piedra junto a la calzada.
Lo primero que te encontrarás al subir a las ermitas, llegando al aparcamiento, es la imagen de un "Sagrado Corazón", dando la bendición y protegiendo desde las alturas, a la ciudad de Córdoba.
Ubicadas en el conocido "Cerro de la Cárcel", este recinto fue concedido para levantar una serie de ermitas donde se recogían los ermitaños que decidieron dedicarse a la vida espiritual. La primera fue levantada en 1703.






Por 1'5€ puedes acceder al recinto para visitar el estupendo mirador ubicado a los pies de la figura del Sagrado Corazón, algunas de las ermitas y la capilla de la Virgen de Belén, disfrutando de un agradable paseo y de las vistas que te ofrece este entorno. Pincha aquí para más información
Tras la visita a las ermitas, continuaremos por un bonito itinerario hasta llegar en pocos minutos al cruce de Santa María de Trassierra (Ver ruta de la Trassierra de Córdoba). Toma la tercera salida, que te conducirá hasta la ciudad de Córdoba por un bonito recorrido de bajada, plagado de curvas. Al llegar a la ciudad, sigue siempre las indicaciones de "centro ciudad", y cuando dejes aparcada la moto, dedícate a disfrutar de esta bella ciudad, Patrimonio de la Humanidad. Sólo el hecho de pasear por sus calles, ya hará que merezca la pena su visita, pero si además, eres de los que disfruta visitando monumentos extraordinarios, no debes perderte la visita a la Mezquita y al Alcázar de los Reyes Cristianos, entre otras muchas otras edificaciones de interés (las caballerizas, los baños árabes,...). Estoy seguro de que no te defraudará la belleza de esta ciudad monumental.



Una vez que hayas terminado la visita, es el momento de poner rumbo a casa. Cada cual, deberá decidir el camino de vuelta. Nosotros, para evitar volver por el mismo camino hasta Écija, solemos tomar la A-431 en dirección Medina-Alzahara, Almodóvar del Río, para llegar hasta la localidad de Palma del Río, desde donde ponemos rumbo a la "Ciudad de las Torres".


Espero que disfrutes de esta ruta tanto como yo lo hago cada vez que la repito, porque te aseguro que deja muy buen sabor de boca.
NOS VEMOS EN LA CARRETERA