ENTRA EN NUESTRO CANAL DE YOUTUBE

ENTRA EN NUESTRO CANAL DE YOUTUBE
Pincha en la imagen y accede a nuestro canal de youtube.

miércoles, 20 de septiembre de 2017

RUTA A CÓRDOBA Y SUS ERMITAS

PINCHA AQUÍ PARA VER EL VÍDEO DE LA RUTA EXPLICADO PASO A PASO EN NUESTRO CANAL DE YOUTUBE
En esta ocasión, te traigo una ruta, que si no pillas muy lejos, la ciudad de Córdoba, es una buena opción para echar una mañana entretenida, por carreteras de sierra, bien aliñadas de curvas y de bosques, y si vas con ganas de hacer turismo, puedes adentrarte en el corazón de la ciudad califal para disfrutar de todos sus encantos. Una ruta que compagina divertidas carreteras para rodar en moto, con la visita a la ciudad monumental de Córdoba, tras pasar por sus ermitas.
Nos ponemos en marcha...

Comenzaremos nuestra ruta poniendo rumbo a la ciudad de Córdoba. En nuestro caso, que salimos desde La Campiña sevillana, lo haremos accediendo a la A-4 en la localidad de Écija, para llegar a nuestro destino por dicha autovía. El único tramo más divertido que tenía este itinerario lo eliminaron, cuando pusieron las curvas de bajada para llegar a la ciudad a 80 km/h, pero al menos, ha servido para reducir el número de accidentes que se provocaban en este tramo.
Al llegar a Córdoba, continúa por la circunvalación en sentido Madrid, hasta llegar a la salida que indica N-432 en dirección a Badajoz. Continúa siempre siguiendo esa indicación hasta encontrar una salida que indica en panel rosa, "Ermita Virgen de Linares". Toma esa salida y llegarás a una rotonda en la que verás una gasolinera (creo que es repsol). Toma la carretera en la que está ubicada la gasolinera, que es la antigua N-432a, que te llevará hasta la localidad de Cerro Muriano. El itinerario hasta esta localidad militar, te hará disfrutar como loco. Es verdad que está muy limitada la velocidad, pero, es que no vas a poder ir mucho más rápido. Una sucesión de tramos con fuertes pendientes y zonas más llanas se irán turnando, al igual que tramos más rectilíneos, con curvas largas y abiertas, y otros tramos de curvas más cerradas y largas que te harán disfrutar de cada una de ellas. El paisaje también va alternándose, dejando zonas donde las vistas son más amplias, o encontrándote en zonas más pobladas de pinos. Se te hará corto este tramo de la ruta hasta llegar a la localidad.


Al llegar al municipio de Cerro Muriano, nosotros solemos para en el establecimiento que se encuentra al lado de la rotonda de entrada, ya que desde allí tomaremos la carretera para seguir nuestro camino, y esta localidad no ofrece demasiados atractivos para el visitante, a no ser que quieras ver los tanques y demás armamento que puedes encontrar al pasar junto a los campamentos militares y cuarteles que hay en la travesía, saliendo de la localidad.


Como te he dicho, en la rotonda de entrada, encontraremos a nuestra izquierda la carretera (CO-3408) que nos adentrará en el bosque de la zona del Parque Periurbano de Los Villares, que es el primero de este tipo, que se creo en Andalucía. Dicho parque, es muy frecuentado por personas a las que les gusta disfrutar de actividades al aire libre, por lo que encontrarás en la carretera senderistas y ciclistas, por lo que no debes apurar mucho el puño del gas. Es una carretera estrecha, plagada de curvas sin apenas señalización, que te puede dar un susto si no vas atento. Las vistas de la sierra, cuando el bosque de coníferas te permite mirar más allá de los límites de la calzada, son una pasada, contemplando la belleza de Sierra Morena en casi todo este recorrido. Si vas con tiempo, al llegar al aparcamiento del parque, deja la moto y permítete el lujo de dar un paseo por alguno de sus senderos, para disfrutar de este entorno natural.
Siguiendo por dicha carretera, enlazando curva tras curva, accederás a un cruce, una vez que pases junto a la entrada del campo de golf, que te indica "El Rosal". Gira a la derecha y continúa por esa carretera hasta dicha pedanía. Si te saltas el cruce, no pasará nada, a parte de haber reducido el itinerario y perderte la visita a las ermitas, ya que la CO-3408 te lleva hasta Córdoba, directamente disfrutando de un bello itinerario con una pronunciada cuesta para bajar a la ciudad desde la sierra.
Una vez que llegues a El Rosal, enlazarás con la carretera que une la localidad de Villaviciosa con Córdoba, pero nada más girar a la izquierda al enlazar con la carretera, encontrarás otro cruce, debiendo girar a la derecha en dirección "Las ermitas". Esta carretera, que tiene una vegetación muy tupida, que a veces sierra por completo la carretera, no permitiendo que entre la luz del sol (estoy exagerando un poco, como buen andaluz), tiene un itinerario de lo más entretenido y bello, rodando totalmente rodeados de un bosque de pinos, en el que da gloria levantar la visera del casco para disfrutar de los olores. Cuando la carretera se abra, permitiendo unas vistas más panorámicas, mantente atento, porque en una curva muy cerrada, encontrarás a tu izquierda la carretera que sube hasta el conjunto de las ermitas. Reconocerás la carretera porque cada pocos metros, encontrarás una cruz de piedra junto a la calzada.
Lo primero que te encontrarás al subir a las ermitas, llegando al aparcamiento, es la imagen de un "Sagrado Corazón", dando la bendición y protegiendo desde las alturas, a la ciudad de Córdoba.
Ubicadas en el conocido "Cerro de la Cárcel", este recinto fue concedido para levantar una serie de ermitas donde se recogían los ermitaños que decidieron dedicarse a la vida espiritual. La primera fue levantada en 1703.






Por 1'5€ puedes acceder al recinto para visitar el estupendo mirador ubicado a los pies de la figura del Sagrado Corazón, algunas de las ermitas y la capilla de la Virgen de Belén, disfrutando de un agradable paseo y de las vistas que te ofrece este entorno. Pincha aquí para más información
Tras la visita a las ermitas, continuaremos por un bonito itinerario hasta llegar en pocos minutos al cruce de Santa María de Trassierra (Ver ruta de la Trassierra de Córdoba). Toma la tercera salida, que te conducirá hasta la ciudad de Córdoba por un bonito recorrido de bajada, plagado de curvas. Al llegar a la ciudad, sigue siempre las indicaciones de "centro ciudad", y cuando dejes aparcada la moto, dedícate a disfrutar de esta bella ciudad, Patrimonio de la Humanidad. Sólo el hecho de pasear por sus calles, ya hará que merezca la pena su visita, pero si además, eres de los que disfruta visitando monumentos extraordinarios, no debes perderte la visita a la Mezquita y al Alcázar de los Reyes Cristianos, entre otras muchas otras edificaciones de interés (las caballerizas, los baños árabes,...). Estoy seguro de que no te defraudará la belleza de esta ciudad monumental.



Una vez que hayas terminado la visita, es el momento de poner rumbo a casa. Cada cual, deberá decidir el camino de vuelta. Nosotros, para evitar volver por el mismo camino hasta Écija, solemos tomar la A-431 en dirección Medina-Alzahara, Almodóvar del Río, para llegar hasta la localidad de Palma del Río, desde donde ponemos rumbo a la "Ciudad de las Torres".


Espero que disfrutes de esta ruta tanto como yo lo hago cada vez que la repito, porque te aseguro que deja muy buen sabor de boca.
NOS VEMOS EN LA CARRETERA

PINCHA AQUÍ PARA VER EL ÁLBUM FOTOGRÁFICO EN FACEBOOK (próximamente)

martes, 18 de julio de 2017

RUTA A LA CUEVA DEL GATO (SERRANÍA DE RONDA-MÁLAGA) POR LOS PUEBLOS BLANCOS DE CÁDIZ

Antes de nada, deciros que esta ruta no es nueva. Ha surgido de la unión de dos de las rutas que recojo en mi libro "Descubrir Andalucía en Moto", y que puedes encontrar en este mismo blog:
RUTA DE LA SERRANÍA DE RONDA (pag.155) y RUTA DE LOS PUEBLO BLANCOS II (pag 125). (Pincha en el nombre de las rutas para enlazar con su información)

Como tantas otras rutas, surge de la necesidad de planificar una ruta para hacer con los amigos un domingo por la mañana, para llevarlos a algún lugar al que la mayoría no haya ido nunca y a ser posible, pasando por carreteras con encanto perdidas en la sierra.
Como ya sabéis, mi punto de salida es Lantejuela (Sevilla), en la Campiña, muy cerca del centro de Andalucía, por lo que puedo encajarme de forma rápida en muchos lugares de interés de nuestra comunidad autónoma. Pues bien, cómo has podido adivinar por el título de la ruta, nuestro destino es la Cueva de El Gato, cercana a la localidad de Benaoján, en la Serranía de Ronda. Un lugar en el que te puedes adentrar en sus entrañas si vas con la equipación y las autorizaciones pertinentes, pero que puedes disfrutar de su entorno sin necesidad de tantas chorradas.
Comenzamos nuestra ruta dirigiéndonos a los dos "techos" de la provincia de Sevilla: el Terril y el Peñón de Algámitas. Para ello, enlazamos en Osuna con la A-451 hasta El Saucejo; ¡me encanta esta carretera!...Curvas rápidas y largas, buena anchura y vas notando como vamos ascendiendo en busca de la sierra. Al llegar a El Saucejo entra por la primera entrada y al llegar al pueblo sigue la travesía en dirección Villanueva de San Juan - Algámitas, por la A-406, siendo la localidad de Algámitas nuestro siguiente destino, y que atravesaremos por la travesía en busca de la SE-9225 en dirección Pruna. No te voy a engañar... Esta carretera no destaca por su espléndido asfalto, pero es una bonita carretera, con unas vistas espectaculares. Personalmente, disfruto mucho cuando me veo rodeado por los dos colosos de roca que rodean la carretera, al igual que cuando comienza el descenso hacia Pruna, y se puede ver este pueblo blanco destacando en la sierra, al igual que su vecina Olvera.
A los pocos kilómetros de Algámitas, encontrarás en el ascenso las indicaciones para entrar en el camping de Algámitas: una sugerencia si vas buscando un sitio para desayunar. Si el restaurante está abierto, podrás contemplar unas bonitas vistas desde sus balcones.

Atravesaremos Pruna, contemplando sobre nuestras cabezas el castillo de Hierro, que destaca sobre una de las peñas que rodean la localidad, y en seguida, comenzaremos un descenso pronunciado (ojo a las irregularidades de la calzada) para adentrarnos en una zona limitada por eucaliptos que nos conducirán entre un buen número de curvas hasta Olvera. Dicho pueblo, ofrece muchos atractivos para disfrutar de él, puesto que su patrimonio artístico es muy rico, pero como ya lo visitamos en una ruta anterior, no nos detendremos aquí tampoco, saliendo de Olvera por la estrecha y serpenteante carretera que nos conducirá hasta Torre-Alháquime. Sólo tres kilómetros, pero tres kilómetros en los que no te aburrirás ni un solo instante. Debes extremar las precauciones en los meses fríos y de agua, ya que el asfalto se vuelve muy resbaladizo. En esta ocasión, nos adentramos en el pueblo para desayunar y hacer una rápida visita por su casco histórico. Actualmente (julio de 2017), están arreglando la entrada de la localidad y está la graba suelta, por lo que tendrás que entrar con mucho cuidado para que no te resbale en la fuerte pendiente de entrada, ya que Torre-Alháquime es un pueblo blanco de calles estrechas y muy empinadas. Nosotros dejamos las motos junto al mirador y, tras desayunar, nos acercamos andando a la zona donde está la iglesia y los restos de su castillo, convertido, hoy en día, en un pequeño jardín por el que poder pasear y disfrutar de las vistas de la sierra.


Continuamos por la CA-9120 en dirección Setenil de las Bodegas. Solo te diré, que si aún no la has visitado, ya estás tardando. Una de las localidades imprescindibles del conjunto de los Pueblos Blancos de Cádiz. Al igual que nos pasó con Olvera, no nos adentramos entre sus calles, ya que la visitamos en una de nuestras rutas anteriores (pincha aquí). De este itinerario sólo destacaré la belleza del paisaje cuando comienzas a rodar junto a los cañones de roca que rodean la localidad.
Al llegar al cruce, gira a la derecha en dirección El Gastor por la CA-9113, encontrando a un par de kilómetros, un desvío que indica Ronda-Yacimiento Romano de Acinipo. Toma ese desvío, pasando junto a las ruinas de Acinipo en pocos kilómetros. Si no has parado nunca, te recomiendo que lo hagas y eches un paseo hasta su teatro romano. En esta ocasión, nosotros no paramos porque, como ya he dicho, no era nuestro objetivo y la visita de este importante yacimiento no es muy agradable en verano.

Desde Acinipo, hasta que enlaces con la A-374 (Algodonales-Ronda), el itinerario es muy divertido. Comenzarás un descenso con muchas curvas, la mayoría bastante lentas, donde se intercalarán zonas más boscosas, con otras de vistas panorámicas de la Serranía de Ronda. El asfalto no está demasiado mal y te permitirá divertirte en la mayor parte del trayecto.
Al enlazar con la A-374 gira en dirección Ronda, a la izquierda. Cuando comiences a ascender para llegar a la localidad de Ronda, encontrarás las indicaciones de Benaoján. Toma la MA-7401 en dirección al pueblo, encontrando a mitad de camino las indicaciones de Cueva de el Gato. No vayas a lo loco, porque es posible que te saltes el desvío si no vas atento. Verás que hay junto a la carretera un aparcamiento, pero a mi me gusta más llegar por el camino asfaltado hasta el aparcamiento que hay donde comienza el sendero para llegar a la cueva. Además, hay un hotelito rural donde poder refrescar la garganta si llegas a la hora propia. Desde el aparcamiento sale a tu izquierda (si miras el hotel) un sendero que te permitirá cruzar el Guadiaro por unos tablones antes de llegar al entorno de la cueva. En verano es muy frecuente encontrar este rincón de nuestra geografía plagado de personas que huyen del calor para refrescarse en sus frías aguas recién salidas de las entrañas de la tierra. La imagen es idílica y apetece darse un baño, pero como no íbamos en plan bañistas y queríamos volver antes de que apretara el calor, nos conformamos con subir hasta la entrada de la cueva. ¡Mucho cuidado!




Botas de moto y piedra pulida no son muy amigos. Los resbalones están a la orden del día.
Regresando a nuestras monturas, saldremos del aparcamiento en dirección Benaoján. El itinerario es es bastante divertido en su corto recorrido, ya que cuenta con bonitas vistas y con curvas largas y abiertas que puedes ir enlazando olvidando frenos o cambios de marcha. Al llegar a Benaoján, comenzaremos el regreso, siguiendo el itinerario de la ruta de la Serranía de Ronda, pero al revés. Es decir, nos dirigiremos hacia la cercana localidad de Montejaque, tomando allí la MA-8403 en dirección a la A-374. Te recomiendo que eches un vistazo al vídeo de esta carretera en nuestro canal de youtube, porque su recorrido no tiene desperdicio ninguno. Querrás pararte en muchos tramos para sacar fotos, porque realmente, es una auténtica maravilla por sus paisajes.
Al enlazar con la A-374 pondremos rumbo a Algodonales, comenzando un fuerte descenso hasta llegar a las inmediaciones del Embalse de Zahara. Recorrido rápido (si no hay domingueros enlatados), que te permitirá llegar a Algodonales en pocos minutos. Sigue por la A-384 en dirección Jerez de la Frontera, pero en cuanto dejes atrás la localidad de Algodonales aparecerá el desvío para Coripe. A pesar de su estrechez y de su asfalto rugoso, siento devoción por esta carretera, que te conduce a través de la sierra hasta Coripe, y posteriormente hasta Morón de la Frontera. Mi consejo es que te lo tomes con calma; nosotros íbamos con un poco de prisas ya en el regreso, y yo iba amargado rozando los escapes y la patilla de la moto en la mayoría de las curvas cerradas. Tómalo con calma y disfruta del viaje.

Una vez que lleguemos a Morón, cada cual decidirá qué camino coger para regresar a casa.
Nos vemos en la carretera
PINCHA AQUÍ PARA VER EL VÍDEO DE LA RUTA EN YOUTUBE


miércoles, 7 de junio de 2017

RUTA POR LA SERENA II (Al sur de Badajoz)

En esta ocasión, os traigo una ruta por el sur de Extremadura, aunque la mayor parte de los kilómetros los haremos por Andalucía, teniendo que atravesar la Sierra Norte de Sevilla para llegar hasta la provincia de Badajoz, y entrando por la provincia de Córdoba, rodando por parte de la zona de Los Pedroches, dedicando una parte de nuestro tiempo a visitar la localidad de Belalcázar.
Carretera de Malcocinado a Azuaga

 Nos pondremos en marcha, en dirección Constantina para entrar en la Sierra Norte de Sevilla. La idea es llegar hasta Alanís y allí tomar la carretera de Malcocinado para entrar en la provincia de Badajoz y llegar hasta Azuaga.
¿Qué os cuento de este itinerario hasta Azuaga? La Sierra Norte estaba preciosa en primavera a primeras horas de la mañana, las carreteras estaban casi desiertas, el trazado es una maravilla para divertirse rodando, y la carretera de Alanís hasta Azuaga, tan divertida como la recordaba. Si no la conoces, deberías plantearte una ruta, y además, Azuaga tiene bastantes cosas que ver y visitar, aunque la reservo para una próxima ruta que te explicaré próximamente.
Como Azuaga ya la conocíamos, no nos paramos y seguimos nuestro camino. Tomamos la EX-111 en dirección Zalamea de la Serena, el pueblo que inmortalizó Lope de Vega en su obra "El alcalde de Zalamea". Este tramo, de unos 44 km, se hace un poco aburrido, ya que la mayoría del terreno lo forman campos de cultivo de cereal, alguna dehesa y con suerte, te encuentras alguna subida y bajada con curvas abiertas entre eucaliptos, que rompen la monotonía de las largas rectas.
Zalamea de la Serena (Badajoz)



Al llegar a Zalamea, lo primero que destaca entre los edificios, son dos de las torres de su castillo, que se encuentra en pleno corazón de la localidad rodeado de casas. Nosotros nos dirigimos hacia el castillo y nos lo encontramos cerrado. Nos dijeron que fuéramos a buscar a los municipales a ver si nos lo podían abrir para visitarlo, así que seguimos sus indicaciones y nos fuimos andando. En el paseo nos encontramos con la Iglesia de Ntra Sra. de los Milagros y el distylo, que son dos columnas romanas colosales, que parece ser que son la imagen de Zalamea. No pudimos disfrutarlas demasiado porque el mercadillo ocupaba toda la Plaza de la Constitución y no era muy agradable caminar entre achuchones de señoras mayores y vendedores queriendo venderte ropa interior a euro. Como tampoco vimos a ningún municipal por allí, decidimos seguir nuestro camino.
Viendo la hora que era, decidimos dar otro tirón hasta Castuera, que se encuentra a pocos kilómetros de Zalamea y allí tomar una cervecita para refrescarnos por dentro. Nos acercamos al centro de la localidad y aparcamos junto a la iglesia de Santa María Magdalena para tomarnos un refrigerio en una de los locales que rodean la plaza, y donde nos pusieron una croquetas buenísimas.
Castuera (Badajoz)


Benquerencia de la Serena



A partir de aquí, empezaba la carretera que estábamos buscando: la EX-104, que nos llevaría hasta Cabeza de Buey. Curvas amplias, la sierra a nuestra izquierda a modo de pared y algunas fortalezas en nuestro camino como las de Benquerencia de la Serena y la de Almorchón. Se me pasó el camino de acceso del castillo de Almorchón, pero el de Benquerencia, a pesar del estado de semi-ruinas presenta un aspecto imponente.

Belalcázar (Badajoz)


Al llegar a Cabeza de Buey, había que ir buscando el regreso a casa, y de este modo, pusimos rumbo al sur por la A-422, parando en Belalcázar para disfrutar de su patrimonio turístico y de su gastronomía. A pesar de ser un pueblo pequeño, no cabe duda de que tuvo que tener muchísima importancia en la Edad Media, por sus conventos, su iglesia y por su espectacular castillo. Por desgracia, no se puede visitar por dentro, ya que temen que se desprendan elementos o que se derrumbe.


Tras hacer un poco de turismo y de tomar café, continuamos nuestro camino de regreso, sin prisas pero sin pausa... Bueno, con una pequeña pausa en Hinojosa del Duque para sacar una foto de la que es conocida como la Catedral de la Sierra.
Desde Hinojosa del Duque hasta Alcaracejos, el camino es muy monótono, predominando las largas rectas y los campos de cultivo y dehesas para el pasto del ganado. A partir de Alcaracejos, tomaremos la N-502 en dirección Córdoba, volviendo a adentrarnos en la sierra por una carretera ancha donde predominan las curvas largas y abiertas, por lo que podrás mantener un ritmo alegre durante todo el recorrido, hasta enlazar con la N-432, para seguir nuestro camino de regreso, a través de Córdoba.
 Ya que como no íbamos demasiado mal de tiempo, decidimos atravesar la sierra de Los Villares desde el Cerro Muriano para llegar hasta la carretera de Almodóvar del Río y así regresar por Palma del Río, sin tener que pisar la autovía en ningún momento de todo el viaje, pero este itinerario, te lo explicaré en una futura ruta que estoy planeando.
Nos vemos en la carretera
Hinojosa del Duque (Córdoba)
PINCHA AQUÍ PARA VER EL VÍDEO DE LA RUTA EXPLICADA PASO A PASO EN YOUTUBE 
PINCHA AQUÍ PARA VER EL ÁLBUM FOTOGRÁFICO EN FACEBOOK

martes, 28 de febrero de 2017

RUTA DEL AGUA (Jaén y Granada)

PINCHA AQUÍ PARA VER EL VÍDEO EXPLICATIVO DE LA RUTA EN YOUTUBE
Por distancia, las zona oriental de Granada no la tenemos tan tratada como otras zonas de Andalucía, que para nosotros, tienen mejor acceso desde el centro de Andalucía, pero no por ello, son zonas carentes de encanto; todo lo contrario, y por eso, este año, vamos a intentar subsanar todo este tiempo en el olvido, aunque, al ser una zona alejada, nos la propondremos ir recorriendo por rutas de fin de semana. La Sierra de Castril, la recorrí hace unos años en coche, regresando de un viaje por Albacete y Murcia, y la recordaba muy gratamente, por lo que estaba deseando volver por esta zona. Después de darle muchas vueltas de cómo se podía plantear la ruta decidí organizarla de esta manera, para que algunos compañeros que venían por la zona por primera vez, disfrutaran de lugares con encanto a lo largo del recorrido. La ruta no iba a quedar tal como os la voy a contar, pero en todo viaje, surgen imprevistos, se puede perder tiempo porque ves algo que te gusta y quieres dedicarle más tiempo, y todas esas cosas te van restando tiempo que te obligan a recortar la ruta. No me enrollo más, y vamos a sumergirnos en esta ruta. Cuando veas las imágenes, el vídeo y leas el texto, entenderás por qué he llamado a esta ruta La Ruta del Agua.... ¡Arrancamos!
Nuestro punto de salida para esta ruta será la localidad jienense de Torreperogil; localidad vecina de la monumental Übeda. Para llegar a esta localidad tienes dos opciones:
a) Subes por la A-4 en dirección Madrid hasta Bailén, y allí tomar la N-322 en dirección Albacete hasta pasar Úbeda y llegar a Torreperogil. Me gustaba mucho más esta carretera cuando era entera una nacional de dos carriles, pero ahora la están convirtiendo en autovía y es posible que encuentres algunos tramos en obras. El mayor encanto de este tramo, para mi gusto, es pasar junto a la localidad de Canena contemplando su majestuoso castillo, dominando la localidad.
b) En tiempo es prácticamente el mismo, ya que desde que han convertido la A-316 en autovía, se accede muy rápido desde Jaén hasta Úbeda. Nosotros llegamos a Jaén por la carretera que une Priego de Córdoba (ver Ruta del Califato II) con Alcaudete (ver Ruta del Califato III), y sin llegar a esta última, tomamos la A-316 en dirección Martos para llegar a la circunvalación de Jaén, y desde allí tomar la Autovía del Aceite hasta Úbeda, donde accederemos a la N-322 para llegar a Torreperogil. Este itinerario es mucho más divertido, sobre todo desde Lucena hasta Alcaudete.
Una vez que llegues a Torreperogil, sigue las indicaciones de "Castillo". Pasarás la plaza donde se encuentra el Ayuntamiento y varias casas solariegas. Pasada dicha plaza, llegarás por estrechas calles hasta la Iglesia Parroquial de San Pedro (S.XVI) de estilo gótico isabelino, y muy cerca de ella, las Torres Oscuras (S. XIII), que pertenecen a lo que fue antaño el castillo de la localidad y que hoy día es un auditorio. Nosotros no les dedicamos mucho tiempo porque había mucho que ver y que recorrer, pero la próxima vez, tendré que dedicarle más tiempo a esta población, que me agradó bastante a pesar del mal tiempo que teníamos.

Dejamos Torreperogil en dirección Cazorla por la A-315, pero al llegar a Peal del Becerro (Ver Ruta por la Sierra de Cazorla), seguiremos en dirección Quesada, donde destacaremos los últimos kilómetros de este recorrido, desde donde se contempla la localidad suspendida en el aire, junto al tajo en el que se encuentra. Deja la moto en alguna de sus plazas, y adéntrate por alguno de sus antiguos arcos (el de Los Santos o el de la Manquita de Utrera), en el casco antiguo, lleno de calles estrechas y encaladas, adornadas con las macetas de colores alegres que le dan vida al entorno. Pasea hasta la zona alta de la localidad, donde se encuentra la Iglesia de San Pedro y San Pablo, y los restos de murallas de lo que fue su poderoso alcázar. Acércate a sus miradores y déjate seducir por sus vistas antes de emprender de nuevo el viaje o de acercarte a visitar su museo de arte rupestre.




Desde Quesada, saldremos por la A-6206, en dirección al Santuario de Tíscar. A partir de aquí, es cuando vas a empezar a disfrutar de unas vistas estupendas, mientras ruedas por carreteras con encanto, ganadas a la pared de la montaña. Mucho ojo, en periodos vacacionales, con la cantidad de coches que circulan por esta zona. Nosotros, al ser invierno, no nos encontramos con demasiados vehículos. En nuestro trayecto al Santuario de Tíscar, pasaremos junto a la Atalaya del Infante don Enrique. Antes de llegar al santuario, podrás ver el castillo de Tíscar. mimetizado con el entorno y con la roca sobre la que está construido. El santuario de Tíscar, está dedicado a la Virgen que lleva su nombre, Ntra. Sra. de Tíscar, y, aunque es de reciente creación, aún conserva algunos elementos arquitectónicos con varios siglos de antigüedad. Desde la plaza del santuario se puede acceder a la escalera que conduce al castillo; para serte sincero, te diré que aún no me he visto con el ánimo suficiente para subir a sus torres, pero en alguna ocasión lo haré, pero con un calzado e indumentaria adecuados. Junto al santuario, hay un local, con una agradable terraza sobre el túnel que permite el paso de la carretera por la montaña. Desde el túnel, llegaremos en pocos minutos al aparcamiento de La Cueva del Agua (está bien señalizado). Una vez que dejes la moto aparcada, prepárate para disfrutar de los sentidos del oído, el olfato y la vista. He estado en tres ocasiones, y esta última ha sido cuando más he disfrutado de este entorno, ya que en las ocasiones anteriores he ido en verano y apenas corría el agua entre las montañas. Pero en esta ocasión ha sido espectacular, para todos los que nos adentramos en la cueva. Echa un vistazo al vídeo para hacerte una idea, pero aún así, nada es comparable como verlo y vivirlo.
Dejando atrás la Cueva del Agua, seguiremos en dirección sur por la A-6206: un trazado sinuoso por la sierra: túneles, bosques, puentes para salvar los cañones, estupendas vistas, el olor a pino,... un recorrido genial para disfrutarlo sin prisas. Esta carretera desemboca en la A-315, que une Torreperogil con Baza. Nosotros continuaremos hacia Baza hasta encontrar la localidad de Pozo Alcón. Este fue nuestro lugar elegido para pasar la noche. Elegimos El Hotel Ciudad de Pozo Alcón, que por un módico precio nos ofrecía habitaciones correctas y espaciosas (las camas estaban un poco vencidas) y un amplio garaje para guardar las motos sin aumentar el precio de 40€ (en temporada baja). Nos dimos una vuelta por la localidad pero volvimos al local del hotel, donde cenamos estupendamente por un precio muy reducido. Ya sabéis la costumbre que hay en Jaén y Granada de poner la tapa con la cerveza. Bueno, bonito y barato, como a nosotros nos gusta.
Por la mañana salimos de Pozo Alcón, por la A-326 en dirección Castril-Huéscar. En pocos kilómetros entraremos en el P.N. de la Sierra de Cazorla, Segura y Las Villas, viéndonos rodeados de extensos bosques de pinos, y en algunos tramos podemos contemplar el Embalse de la Bolera a nuestra izquierda. Hay varias zonas para poder parar el vehículo y disfrutar de las vistas, así como varios establecimientos para poder desayunar o tomar un refrigerio, dependiendo de la hora a la que llegues. Cuando salgas del bosque, encontrarás una zona más rectilínea y sin ninguna gracia, que te hará pensar que hasta Castril se ha acabado la diversión. ¡Qué te los has creído! De repente empieza un nuevo tramo de curvas enlazadas en ascenso, hasta que comienzas el descenso hacia el valle que forma el río Castril, y al salir de una de sus curvas cerradas, aparece: el embalse del Portillo, con sus aguas azules entre los montes que lo rodean, y un poco más allá, la localidad de Castril, con su castillo coronando el pueblo y la figura de El Sagrado Corazón, en el punto más alto protegiendo a sus habitantes. Una parada en la presa debe ser "casi obligatoria". Bellas vistas del embalse y de la localidad.




Desde la presa hasta Castril no tardarás más de 10 minutos, con un bonito recorrido serpenteando por la sierra. Al llegar a la localidad sigue las indicaciones de "Centro Ciudad" y aparca la moto para disfrutar de este pueblo serrano. Adéntrate por sus calles blancas y sus plazas, por las que corre el agua con un rumor que relaja al visitante. Busca la Peña del Sagrado Corazón, que es lo más representativo de la localidad. Allí encontrarás su iglesia del siglo XVI, y la oficina de turismo, desde donde podrás acceder al castillo que asciende por la peña y que te permite coronar la base donde se encuentra la venerada imagen protectora. Las vistas son espectaculares y te dejarán ver el paso del río Castril por el cañón que lo rodea, que será el otro lugar que te recomendaré.


Cuando hayas disfrutado del centro de la localidad, vuelve hacia la moto y continua bajando por la calle buscando el río. Allí encontrarás un buen sitio para dejar tu montura, y después de atravesar la Arboleda Perdida, llegarás al comienzo de un sendero que transcurre por el cañón, caminando durante un tramo del trayecto, por unos tablones de madera sobre el río. ¡Es una maravilla!. El recorrido circular es de unos dos kilómetros, pero lo más atractivo es el paseo hasta el molino de agua: pasarelas de madera, puentes colgantes, túneles,... Tienes que verlo con tus ojos.
De regreso a las motos para seguir nuestro itinerario nos llegó una sorpresa. Íbamos discutiendo la posibilidad de acortar la ruta porque el tiempo se nos echaba encima y todavía había que hacer muchos kilómetros de regreso, así que propusimos volver a Pozo Alcón y volver a tomar la A-315 hasta Baza, pasando junto al Embalse del Negratín, que es otro de los embalses más importantes de Andalucía y visitar posteriormente Baza, antes de coger la A-92 para nuestro regreso. Pero quiso la casualidad, que hubiera en el aparcamiento una familia mirando nuestras motos, y con los que nos pusimos a hablar. El padre nos preguntó si habíamos estado en el bar El Rincón en Castilléjar, una localidad ubicada en la sierra, en la carretera que une Huéscar con Baza. Le dijimos que no y le preguntamos que por qué nos lo preguntaba. Su respuesta nos dejó sorprendidos: -"Pues porque es un local totalmente decorado de cosas de Harley-Davidson, con motores, depósitos, placas,..."
La cosa estaba clara: ya sabíamos dónde íbamos a ir a comer.
Salimos de Castril por la A-326 en dirección Huéscar, tomando a los pocos kilómetros, un desvío que indica Benamaurel-Baza por la GR-9105. En pocos minutos llegarás al cruce de la carretera que conduce a Castilléjar (GR-9102). Cuidado con las indicaciones que puedes saltártelas si no vas atento. Salvo el tramo más próximo a Castril, que tiene las curvas muy cerradas y con ángulos de casi 360º, el trazado hasta la localidad es bastante rápido, ya que las curvas son, en su mayoría, amplias y el asfalto es bastante aceptable. Al entrar en Castilléjar preguntamos por El Rincón, y enseguida nos dieron las indicaciones oportunas para llegar hasta él. Por fuera no te hace pensar lo que vas a encontrar al abrir las puertas. Es un santuario para cualquier amante de las "jarlys". El trato fue excepcional, al igual que el servicio, y la comida estaba riquísima, aunque he de confesar, que las albóndigas fueron las que más me gustaron. Un rato muy agradable el que pasamos en este local.
Pero todo lo bueno se acaba y había que volver a casa. Iban quedando pocas horas de sol y todavía nos quedaban alrededor de unos 300 kilómetros de regreso, así que pusimos la directa hacia Baza por la A-4200, y una vez que enlazamos con la autovía, metimos la quinta hasta hacer todo el recorrido por autovía hasta Osuna, con sus correspondientes paradas para estirar la espalda, echar gasolina y permitir que la sangre volviera a correr por nuestros glúteos.
Espero que estas indicaciones te hayan servido para hacerte una idea de esta bonita ruta que compagina pueblos con encanto, paisajes serranos cargados de escarpadas montañas y una zona por la que el agua brota por todas partes.
PINCHA AQUÍ PARA VER EL VÍDEO RESUMEN QUE HEMOS SUBIDO A YOUTUBE

PINCHA AQUÍ PARA VER EL ÁLBUM DE LA RUTA EN FACEBOOK