ENTRA EN NUESTRO CANAL DE YOUTUBE

ENTRA EN NUESTRO CANAL DE YOUTUBE
Pincha en la imagen y accede a nuestro canal de youtube.

domingo, 29 de mayo de 2011

RUTA MONUMENTAL POR LA CAMPIÑA DE SEVILLA (170 Kms)


Os dejo aquí otra ruta de las que no voy a incluir en el libro ya que no goza de carreteras demasiado divertidas para rodar en moto, pero estoy seguro que los amantes del turismo en moto sabrán sacarle mucho provecho a las preciosas localidades de la Campiña Sevillana.


"Dicen, que en muchas ocasiones, nos nos preocupamos más por conocer aquellos lugares que se encuentran a cientos de kilómetros que otros que están a nuestro alrededor. Por este motivo, os presento en esta ocasión una ruta basada en la Ruta Cultural Artealia, que promueve el turismo sevillano y andaluz para dar a conocer cuatro de las localidades más monumentales de la Campiña sevillana y que dejan prácticamente en medio a nuestra localidad: Lantejuela. En dichas localidades podrás encontrar restos de diferentes culturas que se asentaron en esta zona de Andalucía atraídos por la riqueza de sus tierras. Es cierto que en esta ruta no se encuentran trazados espectaculares ni paisajes de esos que nos dejan con la boca abierta, puesto que rodaremos principalmente por carreteras que atraviesan campos de cultivo y que permiten la visión de amplias extensiones de tierra en estos llanos. Aún así, es una ruta que hará disfrutar a todos aquellos viajeros que gustan de perderse por calles monumentales y disfrutar de los monumentos que han perdurado a lo largo de los siglos.
Saldremos de Lantejuela por la A-407 en dirección a Osuna, joya artística e histórica, que será la primera de las localidades monumentales de nuestra ruta. Este tramo es bastante monótono pues el trazado es muy rectilíneo y el paisaje es eminentemente de campos de cultivo. En primavera se vuelve algo más llamativo puesto que al verde de los campos sembrados con trigo, se le añade el vistoso colorido de las cunetas donde florecen margaritas, amapolas, dientes de león,… Si el día está despejado, podremos contemplar la figura de Osuna desde varios kilómetros de distancia, destacándose sobre la localidad el conjunto formado por La Colegiata y su antigua Universidad. Nada más llegar, nos darán la bienvenida dos osos que custodian la torre de un castillo (escudo de la ciudad) en una rotonda, que rodearemos para dirigirnos hacia la izquierda y pasar por debajo de una de las antiguas puertas, conocida como “el Arco de la Pastora”, donde giraremos a la derecha para comenzar a subir hasta el punto más alto de la población y así visitar el conjunto de los edificios antes mencionados; ambos del siglo XVII y de estilo plateresco. Muy cerca de estos se encuentran la Iglesia y Torre de la Merced y el Convento de San Pedro, perteneciente a las Carmelitas Descalzas. Te aconsejo, que desciendas hasta el centro del pueblo y aparques la moto por La Carrera, que es la calle principal de Osuna y así podrás acceder a los lugares más emblemáticos de esta población. A lo largo de todo el recorrido por la localidad encontraremos numerosas casas solariegas, plazas y palacios muy bien conservados, en los que destaca la decoración de hierro forjado y los motivos artísticos. La construcción religiosa, es numerosa y se halla repartida por toda la villa ducal. Es por lo que en 1967 fue declarada la ciudad conjunto histórico-artístico. Al pasear por las calles de Osuna, veremos fachadas de piedra de las antiguas mansiones señoriales, que contrastan con pequeñas casas con rejas de hierro forjado como son los Palacio de los duques de Osuna, el Palacio del Cabildo Colegial, de fachada barroca, el Palacio de la Gomera (actual hotel ubicado en la calle San Pedro),...El conjunto de arquitectura civil de Osuna más llamativo data del siglo XVI al XVIII, y se encuentra en la calle Sevilla y en la calle San Pedro. Fuera de este sector destacan el Palacio de los Cepedas, construido a mediados del siglo XVIII, y el edificio de la Antigua Audiencia que, en la actualidad, se destina a residencia de mayores y a la oficina de turismo, tras albergar durante algunos años el Hospital de la Merced que anteriormente había sido ocupado como Posito Municipal, Audiencia y Zona de Reclutamiento militar...El teatro Romano de Osuna, se encuentra en el cruce que conforman la Cañada Real de Marchena a Estepa y la Vereda de Santa Mónica. La necrópolis de la que quedan algunos vestigios esparcidos actualmente en excavación, están situados en una propiedad privada y no se pueden visitar, aunque podemos encontrar restos de la ciudad Ibérica y Romana junto al camino.
Una vez que has visitado Osuna, encaminaremos nuestros pasos hacia Écija, antigua ciudad romana de Astigi, y conocida como la “Ciudad de las Torres” o “la Sartén de Andalucía”. La carretera que une estas dos localidades (A-351) es bastante rectilínea también, siendo las pocas curvas que te encontrarás de radio amplio que te permitirán rodar sin tener que aminorar la marcha. Si prefieres dar un rodeo por carreteras más divertidas, aunque más estrechas y con algunas irregularidades, puedes tomar la opción de dirigirte desde Osuna hasta El Rubio por la SE-8202 y desde esta localidad, continuar por la A-388 hasta Écija. Obviamente, el rodeo te hará hacer más kilómetros, pero te divertirás más con la moto. Una vez que vayas llegando a esta localidad, entenderás por qué es conocida como la “Ciudad de las Torres”, puesto que sobre la imagen de la ciudad, podrás ver como sobresalen una gran cantidad de torres y espadañas de las diferentes iglesias, conventos y palacios. Écija constituye uno de los conjuntos monumentales más ricos de la provincia sevillana. Fue fenicia y más tarde romana, época de la que conserva una gran colección de mosaicos. Te recomiendo que dirijas tu moto hacia el centro de la villa e intentes aparcar en la Plaza de España desde donde podrás acceder a sus lugares más emblemáticos. En esta plaza se pueden encontrar restos romanos de lo que un día fue la importante ciudad de Astigi, a la vez que el caminante se deleita contemplando el marco inigualable que forma dicha plaza rodeada de edificios históricos como son los Miradores de Peñaflor y Benamejí (siglo XVIII) o el Ayuntamiento de la localidad. Entre sus monumentos religiosos destacan las iglesias de Santa María, del siglo XVIII; la de San Gil, del siglo XV, de estilo gótico-mudéjar; la de la Concepción, del siglo XVII; y la de los Descalzos, barroca del siglo XVII. De su arquitectura civil sobresalen sus bellos palacios, algunos de ellos declarados Monumento Nacional, como el de los marqueses de Benamejí, del siglo XVIII, o el de Peñaflor, famoso por su largo balcón y sus pinturas en la fachada. Las plazas, fuentes y miradores completan este conjunto urbanístico y arquitectónico de excepcional belleza que no dejarán indiferente al visitante. Junto con la visita de los monumentos más destacados de la localidad, te recomiendo una visita al parque situado junto a río Genil, que es un remanso de paz y tranquilidad para dar descanso al viajero que trate de conocer todo el patrimonio de esta población.
Dejando atrás la barroca Écija, nos dirigiremos por la A-364 hacia Marchena. Esta carretera nos permitirá alguna que otra distracción, puesto que tiene algunos tramos donde se pueden enlazar algunas curvas seguidas a buen ritmo, aunque no debes pasarte con el puño del gas, puesto que hay varios tramos de velocidad limitada a 60 kms/h y donde es frecuente encontrar algún radar a la caza y captura de algún despistado. Cuando vayas rodando por la larga recta que te dejará en las puertas de Marchena, observa sobre las lomas de tu derecha, hacia el frente el campanario de la Iglesia de Santa María, la más vieja de la ciudad junto con la iglesia de San Juan. Cuando entres en la localidad, encontrarás a tu derecha una pequeña gasolinera; gira hacia la derecha en el semáforo y toma la circunvalación que te lleva hasta la carretera de Carmona. Si tienes ganas de conocer este pueblo, gira hacia la izquierda en el primer semáforo que te encontrarás bajando por la circunvalación y llegarás en escasos metros a la conocida Plaza del Pololo, corazón de la villa y donde podrás contemplar uno de sus monumentos más emblemáticos: el Arco de la Rosa, cuyo nombre verdadero era la Puerta de Sevilla, que todavía hoy se abre a una plaza triangular exterior, y de la que parten las calles que terminarán conformando el barrio de San Miguel. Desde esta plaza, podrás acceder tanto a pie como en moto a los lugares más turísticos de esta población. El núcleo urbano en época musulmana se componía de la alcazaba, situada al norte, y del caserío, que se extendía hacia el sur ocupando toda la colina. Durante el periodo cristiano medieval (siglos XIV y XV) se reutiliza la ciudad árabe, se renueva el caserío intramuros, se reconstruyen las murallas, se transforma la vieja Alcazaba en un auténtico castillo señorial y se realizan obras en el Palacio Ducal. Desde finales del siglo XV a principios del XIX, Marchena cuenta con varias puertas, que enlazan con los principales caminos de salida. Fue declarada Conjunto Histórico-Artístico en 1.966, destacando entre sus edificaciones de interés las iglesias de San Juan Bautista, San Miguel (XV-XVI), San Agustín (XVIII), San Sebastián (XVI), Santa María de la Mota (XV-XVI), Santo Domingo y Santa Clara, los conventos de Santa Isabel, San Andrés y la Inmaculada Concepción (todos de los siglos XV-XVI), el recinto amurallado, el Palacio Ducal y la Cilla del Cabildo. La mayoría de estos edificios se encuentran cerca unos de otros, por lo que pasear por las calles de la localidad se convertirá en un paseo por la historia muy agradable. La Semana Santa de Marchena está declarada Patrimonio de la Humanidad, por su gran interés turístico. Sobre todo el Viernes Santo, día de máximo esplendor, realizándose la Representación del Mandato en la plaza del antiguo Palacio Ducal, rodeado de centuriones romanos, que engalanan este evento religioso. Saldremos de Marchena con rumbo a la última localidad de esta ruta por la A-380. Esta carretera no se distingue mucho de las anteriores: trazado más bien rectilíneo, curvas amplias y rápidas, paisaje agrícola en su totalidad y con algunas suaves lomas que hay que subir y bajar antes de contemplar la ciudad de Carmona sobre el desfiladero que la protegía antaño y que hizo que tanto romanos como musulmanes hicieran de este lugar un punto estratégico para asentarse. Una vez que corones la subida que te dejará en un cruce frente a una gasolinera, gira hacia la derecha, encontrando a pocos metros una carreterilla a tu izquierda, que te permitirá acceder al casco histórico de Carmona a través de la Puerta de Córdoba. Siguiendo los paneles informativos llegarás rápidamente al Parador de Turismo, donde encontraremos la Puerta de Marchena, que permitía la entrada a lo que fue el Alcázar de Arriba. El Parador está integrado en lo que fue el patio de armas y ofrece unas vistas preciosas de toda la Campiña. Recomiendo dejar el café para este momento, disfrutando de las instalaciones que tiene abiertas al público no alojado, como son el balcón desde el cual podemos apreciar la imponente altura a la que nos encontramos, el salón de la cafetería, que conserva el estilo de los castillos medievos y el patio enclaustrado y rodeado de columnas que hacen muy agradable la estancia mientras se escucha brotar el agua de la fuente ubicada en el corazón de este. Te recomiendo que dejes la moto aparcada en los alrededores de Parador o mejor aún en el interior de su parking (a veces no permiten el paso de personas no alojadas). Dentro de la vieja ciudad intramuros disfrutaremos descubriendo antiguas casas de estilo mudéjar, renacentistas y barrocas, comprendidas entre los siglos XV y XVIII, al igual que innumerables conventos e iglesias,…. Una vez que descendamos de la zona alta de Carmona, podemos acercarnos hasta la Puerta de Sevilla, que es parte del antiguo alcázar que defendía la ciudad romana y que posteriormente utilizaron los musulmanes que en ella se asentaron. Dichas murallas se pueden visitar para caminar por las almenas y barbacanas, siendo la puerta más monumental de las que aún se conservan en Carmona. Si nos adentramos hacia la ciudad más moderna, encontraremos varios edificios de interés histórico, así como la agradable y despejada Plaza de San Fernando, rodeada de notables edificios, y que se convierte en las tardes de buen tiempo, en el punto de encuentro de sus habitantes. Continuando por la calle principal, nos encontraremos en una rotonda las indicaciones para llegar hasta otro de los lugares que hacen famosa esta localidad: la Necrópolis Romana (siglos I a.C. al IV d.C.), descubierta casualmente en el 1.868. El conjunto funerario está compuesto por varios centenares de cámaras sepulcrales, excavadas en la roca de los Alcores, en las que se practica casi exclusivamente el rito de la incineración; son muy abundantes las hornacinas para cenizas, excavadas en los muros de la cámara.
Desde Carmona, accederemos rápidamente a la A-4 (antigua N-IV) siguiendo las indicaciones de Córdoba. A poco más de 20 kilómetros encontraremos la salida de Fuentes de Andalucía, que atravesaremos para enlazar con la A-407, y que nos dejará de nuevo en Lantejuela. Fuentes de Andalucía esconde algunos rincones interesantes que visitar como la Iglesia Parroquial de Sta. Mª la Blanca (siglo XVI), el Castillo del Hierro (siglos XIV-XV) o el conjunto arqueológico de la Fuente de la Reina. Pero si lo que te gusta es otro tipo de visitas culturales, no puedes terminar la ruta sin detener un rato la moto para tomar algún refrigerio en el “Paseito del Coño” (perdona la ordinariez, pero es que lo llaman así), disfrutando del ambiente de esta zona de pubs y cafeterías. Una vez que salgas de esta localidad te encontrarás con una recta de más de 9 kilómetros que te dejará en el cruce de la “Venta de los Remedios” (en ruinas), llegando así al tramo más divertido de la ruta. Los bikers de Lantejuela llaman a estos 9 kilómetros “El Circuito”, puesto que cuando tienen ganas de calentar la moto y tomar algunas curvas, hacen este recorrido hasta la venta y vuelta para atrás, disfrutando del trazado de curvas mixtas y en eses en algunos tramos que te harán gozar de tu máquina si tienes ganas de curvear un poco y explorar tu lado más deportivo. Si no conoces la carretera no te confíes pues es un tanto estrecha y sin arcén, y algunas curvas son traicioneras si no las esperas.

RESUMEN DE LA RUTA
Distancia aproximada
170 Kilómetros
Mejor tramo.
Desde Écija hasta Marchena y desde el cruce de la A-364 hasta Lantejuela
Asfalto
Bueno, aunque con algunas irregularidades los tramos de Lantejuela-Osuna y Marchena-Carmona
Trazado
Rectilíneo principalmente
Visita más interesante
Cualquiera de las localidades de esta ruta merece la pena una visita a fondo.
¿Qué comer?
Todas estas localidades son ideales para disfrutar del noble arte del tapeo.


video

No hay comentarios:

Publicar un comentario