ENTRA EN NUESTRO CANAL DE YOUTUBE

ENTRA EN NUESTRO CANAL DE YOUTUBE
Pincha en la imagen y accede a nuestro canal de youtube.

lunes, 10 de noviembre de 2014

POR SIERRAS DE SEVILLA Y CÁDIZ

La ruta que te traigo a continuación no es una ruta de esas que te gustan de estar todo el día sobre la moto devorando kilómetros, ni tampoco recorre esas localidades que algunos tienen apuntadas en su lista de lugares por visitar. Esta es una de esas rutas que uno puede hacer un domingo cualquiera por la mañana para quitarse el mono de moto, con un buen surtido de variaciones y de posibilidades para adaptarla a nuestras posibilidades de tiempo y de ganas de curvas. El nombre de la ruta le viene porque a lo largo del recorrido habrá tramos en los que pasarás de una provincia a otra, y volverás de nuevo, en apenas trayectos de un kilómetro, pasando en bastantes ocasiones de una provincia a otra y viceversa. Obviamente, lo de "Por sierras..." es porque un buen trayecto se realiza entre sierras de ambas provincias... Como en toda buena ruta de las que te propongo encontraremos varias fortificaciones en nuestro camino para visitar y disfrutar de ellas.
Bueno; ve arrancando la moto que nos ponemos en marcha.
Nuestro punto de salida y de llegada para esta ruta será Morón de la Frontera, por lo que te propongo que para llegar hasta allí desde Lantejuela te vayas por la carretera de La Puebla de Cazalla, y que hagas el recorrido de regreso por la localidad de Marchena. Te evitas repetir el trayecto y aunque la carretera de Marchena sea más larga, también es más rectilínea y puedes apretar un poco más el puño del gas para mantener una velocidad constante.


Saldremos de Morón de la Frontera por la A-360 en dirección Sevilla, para girar a los pocos kilómetros en el cruce que nos indica El Coronil. Esta carretera no entraña ninguna dificultad pues son muy pocas las curvas más o menos cerradas que te puedes encontrar y la visibilidad a lo largo de todo el recorrido es bastante bueno. Si debes tener cuidado con un pequeño tramo cuando vas llegando a El Coronil que está muy parcheado y resulta molesto en la conducción. Al llegar a la localidad sólo tienes que atravesarla para buscar la A-375, que une Utrera con Puerto Serrano. Nosotros nos dirigiremos hacia Puerto Serrano girando en el cruce a nuestra izquierda. A poco más de un kilómetro encontrarás a tu derecha, en medio de un llano, el castillo de la Aguzadera. Sí, sí,... en medio de un llano... Se ve que esta gente ya pensaba en los visitantes futuros y no quisieron fastidiar poniendo la fortificación en una zona alta. Desde la carretera hasta el castillo habrá una distancia de un kilómetro que se recorre sin problemas. Dicho castillo se encuentra con las puertas abiertas y sin ningún tipo de vigilancia (al menos todas las veces que yo he estado antes)... Tranquilamente puedes pasear por sus almenas y si no te da miedo subir a oscuras y por una escalera con los escalones medio gastados, puedes acceder a lo más alto de la torre del homenaje, disfrutando de las vistas que te ofrece.
Tras la visita, volveremos a la A-375 y continuaremos nuestro camino encontrando algunas curvas abiertas y cuestas para hacer más entretenido nuestro trayecto. Al llegar a la altura de la localidad de Montellano encontraremos un desvío a nuestra derecha justo después de subir la cuesta (¡Ojo que no está indicada la dirección!)... Ese desvío nos permitirá recorrer una carretera muy divertida para rodar con la moto teniendo tramos geniales para disfrutar de nuestras monturas. Al comienzo encontrarás algunos tramos con lineas y grietas longitudinales poco profundas pero no entrañan ninguna dificultad al rodar por ella. Además desaparecen a los pocos kilómetros. Verás un cartel medio borrado por el sol que dice que la carretera está cortada pero no le hagas caso porque la carretera fue arreglada hace unos años y como tiene poco tráfico está genial. Dicha carretera va transcurriendo entre subidas y bajadas, cambios de rasantes, curvas enlazadas y de distinto radio y algún que otro tramo más rectilíneo. En cuanto al paisaje sólo destacar la zona más elevada en la que encontramos una torre de vigilancia de la era medieval y una zona de matorrales que nos acompañarán durante un tramo del recorrido. En épocas de lluvia es conveniente que extremes las precauciones porque hay muchas explotaciones ganaderas y los vehículos al salir a la carretera dejan pegotones de barro que es mejor evitar.


Tras unos 26 kilómetros llegaremos al cruce con la carretera de Villamartín-Las Cabezas de San Juan (A-371). Esta carretera es más ancha, con un arcén en condiciones y el asfalto se encuentra en buen estado. Las curvas son de radio amplio por lo que puedes tomarlas sin tener que recurrir al freno ni al cambio de marchas dejándote llevar hasta la localidad de Villamartín, aunque si hicieras esto disfrutarías de su recorrido pero te perderías algunos de los lugares que te voy a recomendar. Una vez que enlaces con la A-371 y tomes la dirección de Villamartín, encontrarás dos desvíos hacia la localidad de Espera. Normalmente siempre entro por la segunda entrada. La carretera no está mal y su asfalto es respetable. A la distancia ya podrás divisar la silueta del conjunto que forman el Castillo de Fatetar (siglos XIII-XV) y la ermita de Santiago (siglo XV). Espera ofrece muchas visitas de interés y puedes dedicarle parte de tu tiempo si te gusta conocer parte de la Historia y disfrutar de sus monumentos y sus lugares recomendados. La última vez que estuve tuve la suerte de encontrar a la señora de la limpieza en la ermita y nos permitió la entrada a dicho lugar y al castillo.
Tras pasear por las calles de Espera saldremos de la localidad en dirección a Bornos... Ve siempre hacia abajo y buscando las indicaciones del Polideportivo-Piscina Municipal. Esta carretera no tiene demasiado atractivo paisajístico pero tiene un buen surtido de curvas enlazadas y de subidas y bajadas, aunque lo más llamativo es cuando coronas la última subida y desde allí comienzas a bajar hacia Bornos con la imagen de las aguas azules de su pantano perfiladas por las sierras colindantes. Al llegar al cruce con la A-384, atraviesa la carretera y entra en la localidad de Bornos. Al llegar a una rotonda toma la calle de la derecha. En breve empezarás a ver las indicaciones del Conjunto histórico, donde te recomiendo que aparques la moto junto a la casa-palacio de los Ribera y te pierdas un rato por sus jardines y patios y que disfrutes de otros tantos lugares de interés que ofrece al visitante esta localidad.


Regresando a la A-384 comenzaremos nuestra vuelta en dirección a Villamartín. En este corto tramo sólo destacar  la zona que discurre junto al embalse de Bornos y a una de sus lenguas de agua, que en épocas de lluvias llega a pasar por debajo de la carretera convirtiéndose ésta en un puente con aguas a ambos lados de la carretera. Dependerá del tiempo que llevemos si te animas a entrar en Villamartín o la dejas de paso continuando tu camino por la A-384 en dirección Antequera. A pocos kilómetros de dejar atrás Villamartín encontrarás un desvío a tu derecha con la indicación de Puerto Serrano. Con este desvío ahorras unos kilómetros y no tardas mucho en llegar a dicha localidad ya que el trazado y el asfalto te invitan a rodar a ritmos alegres. Al igual que Villamartín, Puerto Serrano también alberga lugares interesantes para el visitante, pero si te soy sincero las dos veces que he entrado en dichas localidades he ido con prisas y no he disfrutado de ellas ni les he dedicado el tiempo que seguro que se merecen. Así que si tienes la suerte de visitar esas localidades antes que yo, no dudes en recomendarme qué visitar y qué no debo dejarme atrás.
Rodando por la A-375 volveremos a disfrutar de una vía rápida a pesar de sus curvas y subidas, pasando sobre el río Guadalete. En pocos minutos llegaremos al desvío de Montellano viendo desde el cruce la silueta blanca de la localidad surcada por el abrazo de las sierras que la rodean. Se nos plantean tres opciones: entrar a visitar la localidad, atravesarla para regresar hasta Morón de la Frontera para poner fin a la ruta y así disfrutar del trazado de dicha carretera, o tomar el desvío que nos sale a nuestra derecha justo antes de llegar a la localidad y que nos indica la carretera de Coripe, que es la opción que yo te voy a proponer.


La carretera de Montellano a Coripe no destaca por el ancho de la calzada ni por su buen estado, aunque no está tan mal siempre y cuando no ruedes como loco. Su atractivo está en las estampas que te deja de la sierra, de sus montes, de su vegetación y de su sinuoso trazado. A pocos kilómetros de salir de Montellano te encontrarás sobre una loma la figura inconfundible del castillo de Cote. Para acceder a él tendrás que subir por unas empinadas rampas que salen por detrás de una cantera. Cuando yo subí tuve muchas dificultades porque los regajos de agua dificultaban la trayectoria. Para colmo al subir me encontré que no se podía acceder al interior del castillo. En la página web del ayuntamiento de Montellano informan que ya se puede visitar dicho monumento que se integra en la Ruta de los Castillos Testigos de la Reconquista. A pesar de que no puede entrar en el castillo, las vistas que me brindó la subida pagaron con creces el esfuerzo realizado.
Al llegar a Coripe te encuentras con la carretera de Morón-Coripe. Nosotros giraremos a nuestra izquierda para encaminarnos hacía nuestro punto de salida en esta ruta encontrándonos un recorrido serpenteante de 20 kilómetros de curvas enlazadas internas en la sierra, pero con un asfalto "cojonudo" y la diversión garantizada.

Buena ruta y nos vemos en la carretera.
ENLACES CON VÍDEOS DE YOUTUBE
Castillo de las Aguzaderas (El Coronil)
 Espera
Bornos
Villamartín
Vía verde la sierra
Castillo de Cote

PINCHA AQUÍ PARA VER LA RUTA EN VÍDEO

PINCHA AQUÍ PARA VER EL ÁLBUM FOTOGRÁFICO EN FACEBOOK

No hay comentarios:

Publicar un comentario